23.04.20 // Poder Judicial y DESC (novedades)

Las dificultades en el acceso a viandas escolares profundizan las desigualdades durante la cuarentena

Las niñas y niños del barrio Saldías se encuentran privados de las viandas por la negligencia del gobierno porteño que no da respuestas y se niega a gestionar un espacio de distribución cerca de sus domicilios.

A lo largo de estos 40 días de suspensión de clases, el acceso a viandas escolares es  un tema central de debate para muchas familias que enfrentan dificultades para alimentarse. Mientras en algunos barrios se  logró acceder a bolsones de comidas, y han reclamado su mejora, en Saldías aún no han llegado las primeras entregas. 

El Barrio Saldías se encuentra ubicado entre las calles Jerónimo Salguero, Padre Carlos Mugica, San Pedro de Jujuy y la Autopista Humberto Illia. A pesar de formar parte de la Comuna 2, uno de los distritos con más recursos de la Ciudad de Buenos Aires, fue olvidado por las políticas públicas del gobierno porteño. Durante el ciclo escolar, niñas, niños y adolescentes viajan más de dos kilómetros a pie para asistir a la escuela, por vivir en un barrio donde el abandono estatal se palpa en la ausencia de  establecimientos públicos. 

Esta situación tiene un grave impacto en el actual contexto de aislamiento social. La norma que suspendió las clases, expresamente estableció la continuidad de la provisión de viandas escolares para quienes dependen de la escuela para alimentarse. 

En la Ciudad de Buenos Aires el proceso que implementó el gobierno para distribuir los alimentos generó múltiples reclamos. La Justicia declaró su ilegalidad, ya que las viandas no cumplen con la Ley 3704 de Alimentación Saludable Escolar y son insuficientes. También se ordenó establecer mecanismos para facilitar el acceso a quienes viven lejos de las escuelas y para algunas familias la solución es retirar los bolsones de alimentos en escuelas o instituciones públicas cercanas a sus domicilios, pero en Saldías no hay ninguna. 

A pesar de los múltiples reclamos presentados por la Asesoría Tutelar Nº4, informada por la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) sobre la grave situación que enfrentan las y los vecinos de Saldías, al día de hoy las familias no han logrado acceder a las viandas o se han visto en la inaceptable situación de tener que movilizarse largas distancias poniendo en riesgo su salud

Ante la intimación judicial para resolver esta situación urgente, el Gobierno de la Ciudad ha propuesto un punto de entrega a un kilómetro de distancia, cuyo acceso supone atravesar avenidas no urbanizadas y el cruce por un camino sólo transitado por camiones hasta la Villa 31.

La garantía de los derechos humanos de niñas, niños y adolescentes en condiciones de pobreza, cuyos derechos ya se encuentran vulnerados por las limitaciones en la accesibilidad a la educación, requiere por parte del GCBA buscar un mecanismo o espacio adecuado para la distribución de alimentos. El Estado es responsable, y debe adoptar de forma inmediata medidas que solucionen esta situación, y priorizar en el mediano plazo la implementación de políticas públicas adecuadas para que las familias de Saldías accedan a sus derechos en condiciones de igualdad

Scridb filter