01.06.15 // Acij en los medios, ACIJ en los MEDIOS, Destacadas (medios), Fortalecimiento de las Instituciones Democráticas (medios), Poder Judicial y Democracia (medios)

Ya se aplican nuevas reglas en Salta para cubrir cargos de jueces y fiscales

A todos los candidatos se les realiza una entrevista psicológica, como requisito de admisibilidad. Para garantizar mayor transparencia, se ajustó el puntaje, se usan códigos y se filman las evaluaciones.

Un nueva etapa, que promete más igualdad y transparencia en la selección de magistrados, fiscales, defensores y asesores judiciales, se abrió en Salta con el concurso para juez subrogante de Garantías de Séptima Nominación.

En ese proceso selectivo la nueva conformación del Consejo de la Magistratura, que preside Abel Cornejo desde abril, comenzó a aplicar evaluaciones de perfil psicológico a los candidatos, ajustes de puntajes, exámenes codificados y pautas de publicidad largamente reclamadas.

La adecuación de la grilla de puntuación de las evaluaciones escritas y de las entrevistas personales, como así también de los antecedentes acreditados por los aspirantes, tienden a asegurar un sistema de selección más objetivo y con menos márgenes para designaciones inmerecidas.

En la reglamentación que aprobó el nuevo Consejo a poco de asumir se ven plasmadas muchas de las medidas que recomendó la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) para garantizar que los candidatos más idóneos accedan a los cargos concursados en el Poder Judicial y el Ministerio Público.

La filmación y el registro taquigráfico de las instancias evaluativas son otras pautas de control ciudadano y de afirmación de principios republicanas en los que otras jurisdicciones abrieron camino.

Perfil psicológico

Desde el pasado martes 26 de mayo, todos los postulantes a jueces, fiscales, defensores y asesores del Ministerio Público son evaluados por profesionales empadronados en el Colegio de Psicólogos de Salta.

Se trata de entrevistas clínicas en las que se analiza el perfil de los concursantes para los puestos que esperan ocupar. Los informes elevados al Consejo son de carácter reservado y constituyen un nuevo requisito de admisibilidad vinculante. La falta injustificada de los postulantes a dichas audiencias supone su desistimiento al concurso.

Las evaluaciones se instrumentaron con un convenio que Cornejo y su par del Colegio de Psicólogos, Irma Silva, firmaron el 13 de abril.
De esa forma, Salta se convirtió en la primera jurisdicción del interior del país en suscribir un entendimiento con profesionales de la psicología para evaluar la aptitud de los futuros miembros de la Justicia.

Los postulantes que desistan de presentarse sucesivamente en concursos, tras haber cumplimentado los requisitos establecidos, tendrán menor puntaje en el concepto ético que se les asigne oportunamente.

Así lo acordaron los consejeros que definirán las ternas hasta abril de 2019 en la nueva reglamentación, que tiene 61 artículos.
En una de las cláusulas, el Consejo se comprometió a dar publicidad de todos los actos y procedimientos administrativos que lleve adelante en cumplimiento de los deberes que tiene confiados por la Constitución de la Provincia.

En este marco, el 23 de abril los nuevos consejeros tomaron la decisión de reprogramar ocho concursos para cargos de jueces y defensores oficiales que tendrán las evaluaciones, con las nuevas reglas, a partir del 18 de junio.

Por otra parte, la semana anterior llamó a concursos para cinco cargos de jueces en los tribunales de juicio de Salta, Oran y Tartagal. Las inscripciones se abrirán el 15.

Los principales cambios

Audiencias filmadas

Las entrevistas a los concursantes para cargos en el Poder Judicial y el Ministerio Público de Salta ahora son filmadas. También quedan registradas en versión taquigráfica. Tienen carácter público, por lo que las puede presenciar cualquier ciudadano interesado. El nuevo Consejo de la Magistratura, siguiendo experiencias aplicadas en otras provincias, decidió que todos los actos y procedimientos tengan la publicidad que demanda el sistema republicano.

Evaluación desdoblada
La entrevista se desdobló en dos etapas, una evaluación escrita y una personal, que otorgan hasta 25 puntos, cada una, del máximo de 100 repartidos en todo el concurso. Antes, la entrevista personal entregaba hasta el 50% del puntaje total y definía las ternas -de modo desequilibrante- con la más subjetiva de todas las instancias del proceso selectivo. Así, muchos postulantes veían caer su trayectoria, antecedentes y méritos profesionales en saco roto.

Puntajes más parejos
En los antecedentes, la nueva grilla de puntajes pone más paridad por profesiones y cargos desempeñados dentro y fuera de la Justicia. También es más justa con quienes acreditan títulos de grado o posgrado y con los que hayan realizado cursos con carga horaria y evaluación. Los posgrados se calificarán, de ahora en más, en función de las pautas fijadas por la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau).

Garantía de igualdad
Para garantizar igualdad, las evaluaciones escritas ya no se identifican con el nombre y apellido de los concursantes, sino con códigos alfanuméricos. La reserva de identidad de los candidatos es mantenida por la Presidencia del Consejo hasta el momento en que se completan todas las correcciones de los miembros evaluadores. Recién entonces se revelan los datos personales asociados a cada código y calificación en una reunión que es de acceso público.

Prueba de idoneidad
El postulante que no alcanza 10 puntos en la evaluación escrita -donde se evidencian su conocimiento técnico jurídico y sus criterios prácticos en relación al cargo concursado- queda excluido del concurso. El tema conceptual es escogido de un enunciado temático, al azar, previo a inicio de la prueba escrita, con la presencia de los consejeros y postulantes. El caso práctico se sortea, en el mismo momento, de tres que formula el Consejo en sobre cerrado.

El Tribuno