17.09.12 // Acij en los medios, ACIJ en los MEDIOS, CALC - Villa Inflamable (medios), Villas e Integración Urbana (medios)

Villa Inflamable: viven contaminados, y quieren reubicarlos en el Riachuelo

 Son 1500 familias, en Dock Sud, que respiran los efluvios de las petroleras. El municipio de Avellaneda ya decidió su traslado a un predio junto a la Isla Maciel, donde no serán bienvenidos y el panorama ambiental no es mucho mejor.

Por: Gustavo Sarmiento

En el año 2004, un grupo de profesionales de la salud–encabezados por Beatriz Mendoza– y vecinos de Villa Inflamable realizaron una demanda contra el Estado Nacional, la provincia de Buenos Aires, el gobierno de la Ciudad y 44 empresas que derivó, en 2008, en un fallo histórico de la Corte Suprema: la prevención y recomposición del daño medioambiental de la Cuenca Matanza-Riachuelo, que incluyó la creación de la Autoridad de la Cuenca (ACUMAR). Pasados más de ocho años, los habitantes de ese asentamiento lindero al Polo Petroquímico de Dock Sud, en el partido de Avellaneda, continúan en el mismo lugar, a la espera de una relocalización ya anunciada oficialmente, pero criticada por los vecinos, que no están de acuerdo con el nuevo lugar elegido para ellos y piden que se les garantice “el derecho a la información y la participación”, tal como lo afirma el amparo que presentaron junto a la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) en marzo de este año ante el juzgado federal de Quilmes, y que volvieron a plantear “con urgencia” el mes pasado.

Las cerca de 120 hectáreas actuales de Villa Inflamable ya fueron otorgadas judicialmente a la Municipalidad de Avellaneda, que planea localizar allí un parque industrial, haciendo un “enroque”. El traslado responde tanto a la necesidad de relocalizar a las viviendas de Inflamable como a la de liberar el tránsito pesado del camino de sirga. De este modo, el municipio derivará a la empresa Exologística, ubicada a metros del Riachuelo, entre la Isla Maciel y Villa Tranquila, para que se establezca en parte de los terrenos donde hoy yace Villa Inflamable, que pasaría a ocupar 30 hectáreas de la actual ubicación de la empresa, terreno que por la sentencia de la Causa Riachuelo no puede tener el uso industrial actual. El plazo para la relocalización sería de tres años y ya fueron asignados 10 millones de pesos para unas 400 viviendas. Según el texto del programa de urbanización, “el predio en cuestión cuenta con excelente accesibilidad”, y “la propuesta contiene equipamiento educativo, de salud y deportivo, las viviendas en su mayoría serán dúplex individuales más viviendas colectivas de no más de 16 unidades”.
Según la junta vecinal, el relevamiento para definir la cantidad de viviendas, hecho en 2009, abarcó a 1200 familias, cuando en realidad son 1500. “No se nos dijo cómo será la relocalización, el tamaño de las viviendas, el costo. Nunca se nos consultó. Pedimos que se arme una mesa de trabajo conjunta para buscar la mejor solución”, indicó el secretario general de la Junta, Alejandro Álvarez.
Los principales temores que señalaron sobre nuevo lugar, a sólo 50 metros del Riachuelo, entre Villa Tranquila y la Isla Maciel, son los de la posible contaminación y la inseguridad. “Hay problemas antagónicos barriales entre Dock Sud y San Telmo. Y ellos vienen desde hace años pidiendo los terrenos donde nos ubicarían a nosotros. Los necesitan para urbanizarse. Fuimos a visitarlos y constatamos que no nos quieren, y las carencias y los problemas de insalubridad”, acotó Álvarez. Ante este panorama, los vecinos recorrieron el distrito y le alcanzaron al municipio 16 lugares disponibles alternativos.
La situación del futuro convive con las urgencias del presente, en un asentamiento que mezcla los problemas de contaminación con los de infraestructura. Con la intención de que no crezca la población, el hoy cuestionado juez Luis
Armella dictó una orden tiempo atrás para que no ingresaran camiones con materiales. “Muchos viven en malas condiciones, bajo agua, techos rotos o pisos sin terminar, y no podemos arreglar nuestras casas”, se lamentó Andrea Frau, cuyos tres hijos sufren de bronquiolitis. “Todos la sufren, igual que alergias. Hay días que el olor a gases es terrible, y el humo terrible que larga la chimenea, irrespirable”.
Según Armella, “la medida ya se levantó: pueden ingresar materiales para arreglar lo que está, no para construcciones nuevas. Todas las cuestiones van a ser atendidas; deberían ir al Defensor del Pueblo y hacer los planteos como corresponde.”
Villa Inflamable nació a fines del siglo XIX como una zona de quintas, un lugar de recreo para la clase obrera del sur. En los años ’30 del siglo pasado comenzaron a instalarse las empresas, sobre todo petroleras. Hacia fines de los ’80 vivían allí unas 200 familias. En los ’90 creció exponencialmente, y hoy son 1500.
La antropóloga Débora Swistun, habitante del barrio y co-autora de Inflamable. Estudio del sufrimiento ambiental, aseguró: “Se simplifica mucho la complejidad de una relocalización y el impacto en las poblaciones desplazadas. Tienen que involucrar a la población, y no reducir hábitat a vivienda. Hay un montón de variables que construyen a un barrio, no es sólo poner casas y que vivan ahí.” «
Villa 21-24
Reurbanización. Legisladores de distintos bloques opositores al macrismo presentarán hoy la mesa de trabajo “Urbanización Participativa de Villa 21-24”. Reconocerán a los vecinos que trabajan “por la integración urbana del barrio a la ciudad”.
“No los llevan a un lugar mejor”
A inicios de 2012, los vecinos de Villa Inflamable iniciaron una acción de amparo ante el Juzgado Federal de Quilmes, a cargo de Luis Armella, para “hacer efectivo el derecho a participar en el proceso de relocalización” de su barrio en el marco del “Caso Mendoza: Matanza-Riachuelo”. La decisión estuvo acompañada por la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), que trabaja junto a los demandantes desde hace un par de años. Facundo Ureta (foto), abogado integrante del programa Derechos y Construcción Comunitaria en Villas, de ACIJ, comentó a Tiempo Argentino: “Del proyecto de relocalización, los vecinos sólo saben adónde los quieren mandar. La Municipalidad mostró el mapa y nada más. Quieren saber en qué plazo se haría, cómo van a ser las viviendas, cuánto deberán pagar. Y a su vez, piden que se les permita participar del proceso y se les deje proponer otras alternativas, que las tienen, porque recorrieron todo Avellaneda. Lo que hoy saben es por el expediente judicial que iniciamos, y por los diarios. No hay otro canal de comunicación.”
–¿Con qué se encontraron cuando comenzaron a trabajar con ellos?
–Vimos que ninguno de los vecinos estaba enterado de la decisión de relocalizarlos. Hay gente aquí que aún no lo sabe y ni siquiera conoce que el fallo de la Corte fue a raíz de una agente de salud (Beatriz Mendoza) que trabajaba en el centro de salud de Inflamable.
–¿Y cómo ven el lugar elegido para relocalizarlos?
–Lo más importante de todo esto es cómo van a solucionar la problemática social que existe en el futuro lugar. Está entre Villa Tranquila y la Isla Maciel, y se va a generar un conflicto social muy grande porque la pica entre San Telmo y Dock Sud es histórica, y los vecinos de Maciel y Tranquila históricamente están reclamando esos terrenos. Y van a dárselos a gente de afuera que encima es de un sector poco querido, sobre todo por la juventud. Van a generar un conflicto. Tienen temor, y sienten que se viola su derecho a la vivienda, porque no los están llevando a un lugar mejor.
Con plomo en la sangre
11,9 de plomo. Daiana Morón recibe la noticia con una calma que roza la resignación. Su hijo, Ulises Paredes, de tres años, supera en 6,9 el valor normal de plomo en sangre. Así se lo informan los médicos del Hospital Garrahan que se acercan al centro de salud de Villa Inflamable, primero en un tráiler a sacarles una muestra inmediata de una gota de sangre del dedo, y en caso de obtener un resultado alto (como en este caso), a través de análisis completos.
A la espera de esos resultados está Daiana. Mañana tendrá novedades. “Vamos a ver qué pasa, si le daba más alto lo derivaban en seguida al Garrahan”, cuenta con voz suave, cabizbaja, mientas va con dos de sus chicos a comprar la comida para el almuerzo. En el trayecto, aclara que a ella los resultados le dieron óptimos. Al bebé que espera para dentro de cuatro meses, también.
Recuerda que eran 20 los chicos que esperaban en la fila para hacerse los análisis de sangre completos, o sea, los que en primera instancia tuvieron más de 5 de plomo. “Una nena tenía 30″, comenta. Su papá, Norberto, abuelo de ocho nenes, acota a su lado que” dentro de todo ellos la sacaron barato porque están bien comidos. Al que está mal alimentado, el plomo le afecta la cabeza directamente”. Mientras tanto, la salud abre paso en cuestión de segundos a la vida cotidiana, los servicios, la infraestructura. “Hay arreglos urgentes en la casa que no podemos hacer porque hace tres años prohibieron ingresar materiales”, desliza Daiana, mientras Ulises se adormece en sus brazos. Mañana, madre e hijo volverán por los resultados del análisis.
Detectados
17 compuestos volátiles cancerígenos asociados a la refinación de petróleo, como benceno y tolueno, fueron detectados en el barrio.
Tiempo Argentino

Deje un comentario