16.04.13 // Acij en los medios, ACIJ en los MEDIOS, Fortalecimiento de las Instituciones Democráticas (medios)

Verbitsky se cruzó con el secretario de Justicia: “El proyecto no refleja la voluntad de la Presidenta”

El periodista de Página/12 y presidente de CELS tuvo una fuerte discusión con el referente de La Cámpora. El joven K lo acusó de alimentar a la “patria zocalera”.

Por Ignacio Ortelli

El presidente del CELS, Horacio Verbitsky volvió a cuestionar el proyecto que la Presidenta envió al Congreso para regular las medidas cautelares. En el plenario de comisiones de Justicia y Legislación General, que el oficialismo decidió reabrir luego de que el sábado pasado el organismo pronunciara fuertes críticas a la batería de leyes de reforma judicial, el periodista ultrakirchnerista aseguró que el texto tiene “objeciones de tipo constitucional” y apuntó que hubo “una redacción apurada, imprecisa e incompleta”. Asimismo, protagonizó un fuerte cruce con el secretario de Justicia Julián Alvarez.

“Algunos nos parecen muy buenos, otros buenos, otros regulares, otros malos y uno con objeciones de tipo constitucional”, señaló Verbitsky en el arranque del debate, al que nuevamente asistió el ministro de Justicia, Julio Alak. También, participan del plenario senadores opositores, la Asociación de Derechos Civiles (ADC), la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), la Asociación de Abogados Laboralistas (AAL) y el Foro de Estudios Sobre la Administración de Justicia (FORES).

En sintonía con lo que había indicado el comunicado del CELS, el periodista de Página 12 recordó que “en 30 años hemos utilizado las cautelares en los Derechos Humanos”. “Es un instrumento muy importante que no debería ser afectado por una reforma que tiende a la democratización de la justicia tal como está presentado el proyecto”, indicó.

Puntualmente, Verbitsky pidió que se amplíen las excepciones que prevé el proyecto a “sectores en situación de vulnerabilidad, trabajadores y usuarios de servicios públicos”.

“Somos conscientes de que hay muchas presiones corporativas e interesados en impedir esta reforma, por lo que creemos que es fundamental blindar esta reforma”, argumentó.

Durante el debate, hubo un acalorado cruce entre Verbitsky y Julián Alvarez. Primero, el secretario de Justicia afirmó que los fundamentos del documento del CELS son “erróneos, imprecisos y ayudan a la ensalada que generan quienes dan debate en los medios de TV y no en el Congreso”. “Terminemos de dar argumentos a la patria zocalera”, se ofuscó.

No obstante, en función de los pedidos del CELS, propuso hacer tres modificaciones. Sugirió que se agregue en el artículo 10 el concepto de “vida digna” como excepción para la admisión de una caución juratoria. “Para que no quede más duda que este proyecto de ley viene a proteger los intereses de los vulnerables y a terminar con los de las corporaciones”, explicó.

Además, consideró factible incluir “un segundo párrafo” en el artículo 17, “para los que dicen que se cercenan las libertades sindicales”. “Que diga que cuando dichos actos, hechos u omisiones sean consecuencia de un conflicto colectivo de trabajo, las medidas cautelares podrán ser requeridas sólo si se tratase de un servicio esencial y hubiera mediado incumplimiento a las obligaciones de preavisar”, expresó.

Por último, en relación a los plazos, Alvarez habló de la posibilidad de explicitar en el proyecto que deba haber “una sentencia de fondo en tiempo oportuno”.

Sin embargo, Alvarez también se quejó porque el CELS no objetó antes el proyecto. “Terminemos de dar argumentos a la patria zocalera para que instale el temor como hicieron en dictadura militar”, señaló el funcionario, militante de La Cámpora.

A su turno, Verbitsky argumentó que el organismo se enteró del contenido del texto “cuando la Presidenta los anunció”. “No es cierto que el 7 de marzo tuvimos el proyecto. Ahí se nos informó que habría un proyecto y dijimos que nos parecía muy bien. Pero no lo tuvimos”. Y, con ironía, agradeció las aclaraciones que realizó Alvarez ya que “el proyecto no refleja la voluntad que anunció la Presidenta”

Asimismo, el periodista de Página 12 se mostró disconforme por los cambios que propuso Alvarez. “Espero que no tenga éxito en el Senado la propuesta que él acaba de hacer”, aseveró. Y agregó que la importancia de la norma que se trata “merecería un debate más largo”.

Aunque no lo dicen -ni lo dirán- en voz alta, hay varios legisladores dentro del oficialismo que cuestionan este proyecto. Por ese motivo, alguna de las modificaciones que propuso el CELS serán incorporadas directamente en la sesión del próximo jueves.

Incluso, tanto Miguel Pichetto, jefe del bloque K en el Senado, como Aníbal Fernández dejaron abierta esa posibilidad. “Hay que desdramatizar este debate y hacer una norma equilibrada. Me parece positivo la presencia de todas las organizaciones”, argumentó Pichetto en un intento por bajarle el tono a la fuerte discusión sobre un tema que divide aguas en el kirchnerismo.

Desde el CELS también criticaron las iniciativas que impulsan la reforma del Consejo de la Magistratura y la creación de tres nuevas cámaras de Casación. Pero para no extender los tiempos parlamentarios, el oficialismo no reabrió la discusión y mañana serán tratados en el recinto.

 Clarín

Deje un comentario