04.02.12 // Acij en los medios, ACIJ en los MEDIOS, Transparencia y Lucha Contra la Corrupción (medios)

Un viaje de vacaciones que no se veta (Página 12)

El líder del PRO se tomará por lo menos la próxima semana para descansar.La legisladora Gabriela Cerruti cuenta más de 200 días de licencia. Una ONG había presentado un pedido de hábeas data para que Macri informara sobre sus vacaciones.

Después de los vetos, vienen las vacaciones. Mauricio Macri se tomará la próxima semana para descansar y dejará los problemas de inundaciones y la polémica de los vetos en manos de María Eugenia Vidal. La vicejefa quedará a cargo del Ejecutivo hasta el retorno del líder de PRO que, según algunas versiones, podría extenderse una semana más. En la gestión PRO, como es habitual, intentaron que la noticia no se conociese y mantuvieron bajo siete llaves el destino que elegirá el jefe de Gobierno, aunque Página/12 pudo saber que será en el sur del país. Macri siempre se mostró reticente a informar de sus licencias como funcionario público. Una ONG tuvo que iniciar una acción de hábeas data y se necesitaron dos fallos judiciales para obligarlo a que informara que viajó 82 días, de los cuales 38 fueron por motivos personales. En cambio, la legisladora de Nuevo Encuentro Gabriela Cerruti cuenta más de 200 días de licencia.

Vidal ya comenzó a tener el rol de ser la principal cara de la gestión porteña. Se trata de una estrategia de comunicación pensada para dejar a Macri más libre para el armado nacional con el que busca impulsar su candidatura a presidente en 2015. En los días que vienen, la vicejefa no contará con mucha ayuda en la gestión ya que, además de Macri, el secretario general Marcos Peña se tomó vacaciones –volverá a mediados de febrero– y el ministro de Espacio Público, Diego Santilli, viajó a China con su familia. Retornará de Shanghai la semana que viene. En cambio, el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, ya volvió de sus diez días de vacaciones en el balneario top La Barra, cerca de Punta del Este.

Macri se marcha hoy con destino desconocido. Quienes lo conocen, comentan que se irá al sur, tal vez al campo de un amigo en la zona de los Siete Lagos. Otra posibilidad es Villa La Angostura. Macri pasará, así, su cumpleaños número 53, bien lejos de los problemas que aquejan a la ciudad. En la gestión PRO no dieron información fehaciente sobre la licencia del jefe de Gobierno. No es la primera vez.

Este diario informó en 2009 del modus operandi que utilizaba por entonces el líder del PRO: solía escaparse en secreto en su jet privado un jueves y volver al lunes siguiente. Con ese sistema de mini-escapadas, Macri acumuló en su primer año unos 29 días de vacaciones. Desde el gobierno macrista enviaron una carta a Página/12 en la que sugerían descontar “los fines de semana y el receso de fin de año”. En la respuesta que finalmente tuvo que darle a la Justicia, el jefe de Gobierno sostuvo que se había tomado siete “días hábiles” de vacaciones.

Macri debió contestar esto tras ocho meses de rehusarse a darle la información a la asociación civil ACIJ, que debió iniciarle una causa por hábeas data. Tras dos fallos judiciales –en primera y en segunda instancia– no sólo el jefe de Gobierno debió entregar esa información, sino que la Ciudad pagó las costas del juicio.

Al no tener otra posibilidad, el gobierno porteño informó que “desde el inicio de la gestión (10 de diciembre de 2007) hasta el año 2010 el jefe de Gobierno se encontró de viaje durante 82 días hábiles en total”. “De esos 82 días, 44 días correspondieron a viajes oficiales y 38 a viajes realizados por motivos principalmente de índole personal, aun cuando en su vida personal se encuentra investido por el rol de jefe de Gobierno.” Según Macri, en 2009 se tomó 21 días de vacaciones y tuvo otros 13 de “viajes oficiales”. En 2010, tuvo otros 10 días de vacaciones y 19 de viaje “oficial”. No aportó información sobre 2011. Los funcionarios siempre contaron sólo días hábiles, dado que Macri parece considerar que sólo está en funciones de lunes a viernes. Y en horario de oficina.

La cuenta que hizo Macri representa menos de un tercio de la que sacó Gabriela Cerruti. La legisladora sabbatellista explicó a este diario que “la última cuenta que tuvimos era antes de las elecciones porteñas, en junio de 2011. Daba 193 días de vacaciones. Después se fue de vacaciones de nuevo, tras la campaña, a un crucero por Italia desde donde la llamó a la Presidenta” para felicitarla por su victoria en las elecciones. “Pedí informes sobre el tema como legisladora y nunca me contestaron”, recordó Cerruti. “Además de los viajes privados de descanso, Macri usa los viajes oficiales también como vacaciones. Se dedica a viajar y a vetar leyes. No es un modelo muy republicano”, advirtió la legisladora porteña.

Por  Werner Pertot

Página 12

Deje un comentario