26.10.09 // Novedades, NOVEDADES

Un problema que no es incoloro, inodoro ni insípido (La Nación)

Junto con esta muestra, la ONG envió a analizar otras once provenientes de distintos puntos de la cuenca Matanza Riachuelo. Desde asentamientos precarios hasta barrios en mejores condiciones de infraestructura y no tan densamente poblados. Del total, sólo dos resultaron aptas para consumo humano.

Greenpeace consigna los resultados en su informe "Napas contaminadas", en el que también cita otros ejemplos, como el de los barrios El Porvenir y María Elena, de La Matanza, cuya agua tampoco es potable porque los pozos ciegos filtran contaminantes al acuífero Pampeano, del que toman el agua para consumo.

Carolina Fairstein, del CELS, cuenta experiencias de su organización. "Nosotros venimos trabajando hace años con vecinos y vecinas de los barrios Conet y San Pedro, de Isidro Casanova. Muchos de ellos tienen redes instaladas de agua pero que no están en funcionamiento, por lo que deben seguir consumiendo el agua de pozo.

"Recientemente -continúa Fairstein-hicimos estudios en cuatro viviendas, y en todas resultó que el agua no era apta. En algunos casos por presencia de Escherichia coli. En otros casos se le sumó el exceso de nitratos, nitritos, hierro y dureza en el agua. Estos contaminantes pueden provenir de actividades industriales o agronómicas."

La Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia también trabaja en diferentes barrios. Uno de ellos es Las Marías, en González Catán. "Allí el agua está muy contaminada. Por ejemplo, se detectó la presencia de hidrocarburos en el agua de la escuela de la zona", explica Paula Vargas, de ACIJ.

Hasta el momento, a los organismos de control sólo parece importarles el estado del agua de los que tienen servicio de red. Las empresas prestatarias deben cumplir con normas que garanticen la potabilidad del suministro. En el caso de las personas que consumen agua de pozo, como se dijo, no se realizan monitoreos de ningún tipo o, por lo menos, no son de dominio público.

En el caso del agua de red, hace poco más de un mes LA NACION encomendó el análisis de tres muestras de agua provenientes de distintos barrios de la Ciudad: Belgrano, Caballito y Villa Lugano. Las tres resultaron aptas para consumo.

Cobertura variable

La Ciudad es una de las zonas que cuenta con mayor cobertura de agua de red y cloacas. Sólo las villas de emergencia no cuentan con suministro seguro, de acuerdo con las estimaciones de diferentes fuentes consultadas.

En el resto del área metropolitana, la situación es mucho más variable, con casos como el de La Matanza, con 579.539 personas sin acceso a la red pública, o el de San Isidro, con 9136 habitantes sin servicio. La información proviene de una nota de 2008 enviada por la Agencia de Planificación (APLA), organismo encargado de planificar y controlar la ejecución de las obras de expansión brindadas por AySA, ante el requerimiento de una de las organizaciones autoras del informe.

En dicho documento, el organismo también informa de otros casos de falta de suministro, como el de Almirante Brown (343.490 personas), Esteban Echeverría (179.241), Ituzaingó (150.656) y Loma de Zamora (129.609).

Según consigna el informe, para el caso de los municipios cubiertos por ABSA (Florencio Varela, José C. Paz, Malvinas Argentinas, Merlo, Moreno, San Miguel, Campana, General Rodríguez, La Plata y Escobar), las ONG autoras debieron basarse en la información del censo de 2001 debido a la reticencia a entregar información por parte de la firma.

La Nación

—————————————————————————-

Notas Relacionadas

Cuando el mapa de la inequidad se refleja en el agua (La Nación)

Cuando el agua segura es apenas un sueño (Video de La Nación Online)

Deje un comentario