24.02.06 // Novedades, NOVEDADES

Prometen que este año sacarán las aulas containers en Capital (Clarín)

Los pupitres están desiertos. En el pizarrón queda sin borrar un afectuoso mensaje de despedida para la maestra. Podría ser cualquier aula a la espera del inicio del año lectivo. Pero no es una sala común: es un aula-container ubicada en el patio de la escuela primaria Nº 25 “Bandera Argentina”, en Retiro.

En 2005, mientras se hacían obras de infraestructura o para absorber el aumento de la matrícula, funcionaron trece aulas como éstas en tres escuelas de la Ciudad: dos en la de Retiro, siete en la Nº 12 del Distrito Escolar 5, en Barracas, y cuatro en la Nº 22 del Distrito 19, en el Bajo Flores.

Desde la Secretaría de Educación prometen que este año sólo quedarán tres en la escuela de Barracas, durante el primer cuatrimestre, hasta que finalice la construcción de nuevas aulas. Y aclaran que no se trata de containers, sino de aulas modulares. Es decir, módulos similares a las oficinas portátiles que se instalan para obras o eventos, con ventanas y aire acondicionado.

La Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) presentó una acción de amparo antidiscriminatoria en la Justicia en lo Contencioso Administrativo porteña y reclamó que se dejen de usar containers. Se basó en que estas aulas sólo se emplearon en escuelas que reciben alumnos de las villas 31, 21-24 y 1-11-14. “El mensaje institucional que expresan las aulas containers parece ser ‘porque sos pobre y vivís en una villa, no merecés más que esto’—opina Gustavo Maurino, codirector de ACIJ—. Esto es inaceptable en una comunidad que promete igual consideración por todos, sin distinción de fortuna”.

La Secretaría de Educación está en desacuerdo: “La mejora en la retención de matrícula o el aumento poblacional en áreas carenciadas aparejaron la necesidad de crear más escuelas o aulas. Las aulas modulares fueron la solución a la emergencia. Bajo ningún concepto se discrimina a los chicos de estas zonas, que reciben más apoyo del Estado que los de zonas céntricas”, dice el vocero Daniel Santa Cruz. Y agrega que se usan módulos porque en las zonas más pobres no hay edificios aptos para alquilar con fines educativos.

La causa está a cargo del juez porteño Fernando Juan Lima, que también entiende en un recurso de amparo por deficiencias en la infraestructura escolar presentado por José Iglesias, padre de una víctima de Cromañón.

Según Educación, las tres aulas modulares que este año quedarán en la Escuela Nº 12 de Barracas se deben al aumento matricular y a la incorporación de 6º grado y actividades de recuperación. Según ACIJ, en 2003 se instalaron siete y en 2005, uno más para oficinas.

“En 2005 se llamó a licitación dos veces para ampliar el edificio y no hubo oferentes —dice Santa Cruz—. La Dirección de Infraestructura Escolar le pidió a la Procuración la autorización de un pliego para contratar en forma directa la construcción de cuatro aulas y baños, que estarán terminados en junio. Mientras, se usarán tres aulas modulares”.

En la escuela Bandera Argentina, que está finalizando un proceso de ampliación edilicia, en 2005 se pusieron dos módulos para evitar que los chicos de la primaria compartieran instalaciones con los de la secundaria. También se instalaron baños químicos. Ahora los baños de material están terminados. Y en Educación afirman que en estos días sacarán los módulos. “Este año se alquilarán instalaciones de la escuela privada Filidey para mudar la secundaria y que la primaria use todo el espacio”, dicen.

“No me notificaron oficialmente —duda la directora de la escuela, Elena Schwartzer—. En Educación dicen que el traslado de la secundaria tomará un mes. Prevemos iniciar las clases usando los containers para los grados de aceleración, que tienen grupos reducidos de 12 chicos”. Pablo Martínez, papá de una alumna, se inquieta: “Los containers son incómodos y muy calurosos”.

Desde Educación reiteran: “El director de Educación Media ya fue a la escuela para organizar la mudanza. El tiempo alcanza: las clases de la secundaria recién empiezan el 13 de marzo y las de primaria, el 6”, dice Santa Cruz.

Según ACIJ, en la Escuela Nº 22 del Bajo Flores en 2005 se pusieron cuatro containers. La Secretaría de Educación informó que el edificio está siendo ampliado y que sólo quedan dos aulas modulares que este año albergarán áreas administrativas. La directora de la escuela, Marta Navarro, confirma: “Las aulas de material están listas y no van a ir más chicos a containers”.

Por Nora Sánchez.

Deje un comentario