23.07.07 // Novedades, NOVEDADES

Poca información en entes reguladores (La Nación)

Si hay algo en la Argentina que escasea más que la energía es la información sobre la escasez de la energía.

Organizaciones de usuarios, periodistas, economistas y políticos advierten cada vez más problemas para conocer los datos oficiales que deberían proveer los entes reguladores de los servicios públicos.

La falta de transparencia se expresa de varias maneras: información insuficiente o desactualizada en las páginas web y en las oficinas de prensa, bloqueos a la oposición para que no acceda a datos básicos, incumplimiento del decreto que regula el acceso a la información y confusión de los roles entre gobierno, entes y empresas.

Aunque la crisis energética hizo que los entes reguladores del gas (Enargas) y de la electricidad (ENRE) sean hoy los más cuestionados, una situación similar se puede encontrar en los organismos encargados de regular las comunicaciones (CNC) y el transporte (CNRT), entre otros.

“Hay una resistencia enorme de los entes reguladores, que no están abiertos a la ciudadanía ni para brindar información ni para recibir propuestas”, dijo la abogada Verónica Tarzia, de la Asociación Civil por la Dignidad y la Justicia (ACIJ).

La organización no gubernamental hizo un monitoreo sobre la aplicación del decreto 1172 (acceso a la información) en los entes. Los resultados fueron más que elocuentes: “En los últimos años ninguno de los entes utilizó los reglamentos de audiencia pública y de elaboración participativa de normas”, dijo Tarzia en relación con dos de los mecanismos previstos en el decreto que firmó el presidente Néstor Kirchner en diciembre de 2003.

La ACIJ ha recurrido a este decreto, que obliga al Poder Ejecutivo y a los entes reguladores a responder cualquier consulta en 10 días, para conocer por ejemplo información sobre la renegociación de los contratos que están bajo jurisdicción del Enargas. El organismo nunca respondió las consultas y la ACIJ presentó ya tres recursos de amparo en la Justicia.

El Enargas no tiene en su página de Internet el apartado sobre el decreto 1172 y la última audiencia pública que allí figura es de mayo de 2004. El ENRE sí publica esa información (la ACIJ lo señala como el ente de “mejor rendimiento” en esta área), pero a veces está desactualizada. Por ejemplo, es el único que no publica las audiencias privadas de su máxima autoridad -el vicepresidente, Ricardo Martínez Leone- desde hace casi un año, algo a lo que están obligados por el reglamento de gestión de intereses.

“En la CNRT ni siquiera tienen un área que se encargue de brindar información al ciudadano”, dijo Tarzia. Los otros canales para acceder a la información no son más efectivos. LA NACION intenta desde hace meses que el ENRE le brinde los datos sobre la evolución de los cortes de energía de los últimos cinco años. Pese a la insistencia del pedido, los datos nunca aparecieron.

Los entes son, según sus reglamentos, autárquicos. Pero muchas veces se escudan en el Gobierno para no dar explicaciones. En el Enargas reconocen en voz baja que con frecuencia deben reportar a los voceros del Ministerio de Planificación antes de brindar (aunque por lo general es negar) una información.

A veces la confusión de roles es con empresas: una consulta al área de prensa de Ugofe, la unión de empresas que opera el ferrocarril San Martín, fue derivada a la CNRT. Y desde prensa del ENRE dijeron a LA NACION que debía consultarse a la Secretaría de Energía para saber cuándo se normalizaría la composición de su directorio.

Este es un punto clave para entender el fenómeno: los principales entes o están intervenidos (como la CNC o la CNRT) o son dirigidos por funcionarios puestos por el Gobierno y no nombrados por concurso, como marca la ley. Ocurre con el ENRE y ocurrió con el Enargas, hasta que el escándalo Skanska derivó en una intervención por 180 días.

La dependencia del Gobierno fomenta los silencios. “Desde el primero hasta el último funcionario están fuertemente controlados, vigilados; hay control de declaraciones. Si no habla un ministro, ¿va a hablar un ente regulador?”, dijo el diputado Omar De Marchi (Partido Demócrata de Mendoza), secretario de la Comisión de Energía y Combustibles. Cuenta que la oposición intentó invitar autoridades de los entes a la comisión y presentó pedidos de informes sobre su funcionamiento, pero siempre se topó con la negativa de la bancada oficialista, que bloqueó las inciativas. Para De Marchi, esta situación “se ha incrementado de manera exponencial” con la actual crisis.

Un economista que trabajó en el área energética de anteriores gobiernos dijo a LA NACION que “desde hace por lo menos dos o tres meses que el Enargas ya no informa la cantidad de gas que transportan los caños”, algo que antes hacía con regularidad.

“Hay una crisis fenomenal y, sin embargo, los entes que tienen que plantear la verdadera situación han brillado por su ausencia”, sintetizó De Marchi.

Por Oliver Galak
De la Redacción de LA NACION

La Nación

Deje un comentario