11.12.08 // Novedades, NOVEDADES

Piden que el Estado se ocupe del hambre (La Nación)

El ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Carlos Fayt reclamó ayer que el Estado asuma su responsabilidad en la asistencia social a menores de edad antes de impulsar una política más dura contra los delincuentes juveniles.

“El Estado no debería preocuparse por promover la baja de la edad de imputabilidad penal. ¡Tendría que estar preocupado por esto!”, dijo Fayt al mostrar a periodistas que lo entrevistaban la tapa de la edición de ayer de LA NACION, que reveló que la desnutrición en el país mata hoy ocho chicos menores de cinco años por día.

Anteayer, Fayt había exigido respeto hacia las opiniones personales de Carmen Argibay, su par en la Corte Suprema, luego de la polémica que generó la ministra al aseverar que liberar a los menores en conflicto con la ley es dejarlos a expensas del “gatillo fácil” policial.

Antes de ingresar en las oficinas del máximo tribunal, Fayt coincidió con Argibay en criticar el trato que reciben los chicos en condiciones de riesgo.

Otros actores políticos y sociales sumaron sus voces al estudio elaborado por el Centro de Lucha contra el Hambre, dependiente de la Facultad de Veterinaria de la UBA y difundido por uno de los integrantes de esa entidad y líder de la Red Solidaria, Juan Carr.

Según voceros del Ministerio de Desarrollo Social, que no quisieron que sus nombres se dieran a conocer, el Gobierno no pretende polemizar con Fayt, sino -dijeron- aclarar que desde el Estado se vuelcan millones de pesos en el programa El Hambre más Urgente. Dijeron, además, que el gobierno nacional lucha por revertir esos índices y que las estadísticas demuestran que se lograron avances, pero que aún falta mucho.

Carr recordó ayer que en 2003 morían 12 chicos por desnutrición diariamente en el país y dijo que el hecho de que siga habiendo ocho muertes de ese tipo es más que preocupante.

Asignación universal
Ayer, precisamente en momentos en que se conocían esas cifras sobre desnutrición, varias entidades gremiales y sociales preparaban una marcha contra el hambre, cuya realización está prevista para mañana.

Una de las entidades convocantes es la CTA, cuyo secretario general en la Capital, Fabio Basteiro, opinó: “Los datos de Unicef señalan que mueren cada día 25 chicos por causas evitables en la Argentina, entre ellas, la falta de alimento, por supuesto. No queremos hacer un uso político de un tema demasiado sensible; lo que pedimos es una asignación universal para menores de 18 años. Con una ayuda sin intermediarios se terminaría el clientelismo”.

Una opinión similar fue la de la diputada nacional Elsa Quiroz, una de las especialistas sobre temas sociales de ARI: “Que mueran ocho chicos por día en el país es una cifra que causa estupor. Todos somos responsables, pero la mayor responsabilidad es del Estado. Por más que un plan social sea loable, si no es universal pasa por el tamiz del clientelismo y se degenera. Una política de largo plazo debería incluir una asignación universal a cada menor de 18 años”.

Varias organizaciones no gubernamentales se sumaron al debate sobre la situación de los menores en situación de riesgo. La Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) reiteró su pedido de que se elabore un mapa sobre aspectos alimentarios en la Capital, una propuesta que esa entidad llevó a la Justicia, pero que fue apelada por el gobierno porteño.

Claves

* Según Unicef: los principales problemas referidos al estado nutricional de los niños y niñas de 0 a 6 años en la Argentina son la anemia, la baja talla y la obesidad, tal como lo revelan los datos de una encuesta de 2006 del Ministerio de Salud.

* El Norte, zona de riesgo: si bien los porcentajes son los esperados en una población sana, la desnutrición infantil se presenta con mayor frecuencia en las provincias del Norte.

* Chicos anémicos: el 34,1 por ciento de los niños entre los 6 y los 23 meses son anémicos, el 8 por ciento tiene baja talla y el 10,4 por ciento sufre de obesidad.

* Embarazadas: el 30,5 por ciento de las embarazadas están anémicas, con valores que se incrementan en las mujeres pobres o indigentes. Las tasas de anemia aumentan con el progreso del embarazo.la nacion

La Nación

Deje un comentario