22.02.14 // Igualdad Educativa (medios)

Para el Gobierno, la matrícula del nivel inicial aumentó 7,4% este año

Por Paulina Maldonado / Patricio Navarra

Sin embargo, la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia asegura que la falta de vacantes es un problema sin resolver desde 2002. Polémica y debate en la Justicia.

A once días del inicio de las clases, la Ciudad continúa siendo el centro de la polémica por la inscripción online y la falta de vacantes en el nivel inicial. Este año, alrededor de 7 mil niños de entre 45 días y 3 años se quedarán sin lugar en escuelas públicas, un problema que el distrito arrastra desde hace más de una década. Desde el Gobierno porteño afirman que en el último año la matrícula de nivel inicial aumentó 7,4%.

Para combatir el faltante y generar más aulas, inició construcciones en seco (containers) y, con placas de durlock, ganó espacios en pasillos. Las medidas no terminan de resolver la falta de vacantes y generaron polémica.

◆ Antecedentes. Para el ciclo lectivo que arrancará el 5 de marzo, el Gobierno porteño puso en marcha el sistema de inscripción online para todos aquellos ingresantes a la educación estatal. La idea surgió a partir del compromiso asumido por el GCBA a partir de un amparo presentado por la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) en 2006, basado en el artículo 24 de la Constitución de la Ciudad, que buscaba garantizar el acceso a la educación estatal desde los 45 días de edad. Aquel año, más de 6 mil chicos quedaron sin vacantes en las escuelas públicas.

La Comuna y ACIJ firmaron un acta acuerdo recién en 2011 en el que el Gobierno estableció una serie de acciones tendientes a mejorar la situación. Entre otras cuestiones, el escrito firmado por las partes contemplaba la creación de un registro centralizado de inscripción y la realización inmediata de 24 obras (entre escuelas nuevas y ampliaciones) que debían quedar terminadas antes de fines de 2012. Eso iba a garantizar 5 mil nuevas vacantes. El compromiso generó entre las partes un duelo de acusaciones. Pero el problema se mantiene latente.

◆ Por qué explotó este año. Para Roberto Amette, coordinador de igualdad educativa de la ACIJ, “la falta de vacantes existe desde hace mucho tiempo. Pero este año el tema explotó a nivel mediático porque afectó a familias de clase media que habitualmente no estaban perjudicados por la falta de vacantes. El conflicto más grave se da entre los chicos de entre 45 días y tres años. El 13 de febrero, el Gobierno tenía la obligación de dar la lista de las vacantes insatisfechas y no lo hizo. La Asesoría General Tutelar nos envió un oficio en el que el Gobierno reconoce que tiene 9.691 casos sin vacantes. Hay que ver cómo termina esto, el número no es definitivo. Y aunque la cifra se quede en 7 mil, como aseguran algunos, y sólo haya 300 más que el año pasado, el tema es igual de grave. Porque ese número indica que nada mejoró y que el acceso a la educación sigue empeorando”.
Por su parte, Carlos Regazzoni, subsecretario de Gestión Económica del Ministerio de Educación porteño, explicó a PERFIL que “en el mejor de los casos, la ACIJ maneja estimaciones pero no números concretos. Hasta el día de hoy no había manera de tener un número cierto de la demanda en escuelas. Eso se consiguió a partir de la inscripción online, que actúa como un sinceramiento de la falta de lugares en la educación pública. Esto, además, nos da la posibilidad de conocer las necesidades de cada zona de la Ciudad”, subrayó.

◆ La inscripción online. Desde el Gobierno porteño aseguran que el nuevo sistema de inscripción buscaba evitar las largas filas en los colegios, conocer las zonas de la ciudad en las que se necesitan más escuelas y distribuir de manera justa las vacantes disponibles, respetando la modalidad que marca el Reglamento Escolar. Amette estimó que la modalidad “puede tener ventajas, como por ejemplo hacer que todo este tipo de trámites sea más transparente. Lo importante es que en su aplicación garantice la accesibilidad, porque no todas las personas tienen acceso a una computadora. Además, tiene que ser sencillo y claro para que todos tengan la posibilidad de realizarlo”, dice. Y agrega que “si esto no sucede, la brecha educativa, en lugar de reducirse, se ensancha. En este caso el sistema online falló”.
Si bien Regazzoni reconoció errores en el sistema, indicó que ya fueron resueltos. Fue una “imposibilidad de acreditar datos, como por ejemplo, ser hermano de un alumno. Y ante la duda, el sistema le dio prioridad a otro chico”, precisó. Respecto del acceso a computadoras, Regazzoni sostuvo que “los hechos refutan cualquier acusación. Los barrios más humildes son donde más solicitudes de vacantes tenemos”.

◆ Aulas “durlock” y “container”. Ayer el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, calificó de “ridículo” que la Justicia haya frenado la construcción de aulas “container” en dos escuelas de la Ciudad. “Lo que hizo (el juez Roberto) Gallardo es que chicos que podrían haber ido al Lengüitas –que es la escuela que eligieron– no puedan ir”. Regazzoni fue también tajante: “No vamos a detener el plan para ampliar las vacantes disponibles. Con este tipo de construcciones estamos haciendo lugar a unos 4.200 chicos de entre 4 y 18 años”. Además de los 7 mil chicos (de 0 a 5 años) que quedarán fuera del sistema escolar estatal, todavía hay unos 4.200 (de entre 4 y 18 años) que esperan su vacante”. Según contó Regazzoni, estos últimos tendrán su lugar “gracias a las siete escuelas que estamos por inaugurar” y a las –según el funcionario–, mal llamadas, aulas durlock y aulas container.

El 10 de julio de 2006 el juez en lo Contencioso Administrativo y Tributario Fernando Juan Lima consideró que el dictado de clases en aulas container vulnera la igualdad, el derecho a la salud y el derecho a la educación, previstos en la Constitución porteña. “Las aulas de 2006 eran verdaderos containers, las de hoy no lo sabemos. Necesitamos conocer cómo son, qué características tienen, si el sistema sanitario está preparado, dónde van a ubicarlas. Además, el Gobierno no informa si esto es una solución transitoria o permanente”, cuestionó Amette.

◆ Construcción de escuelas. En el acta convenio firmada en 2011, el GCBA se comprometió a realizar 24 obras de infraestructura escolar, 21 de ellas debían finalizarse para fines de 2011 y tres para 2012. Según la ACIJ, el Gobierno sólo finalizó 14. “Pasaron tres años del plazo y el objetivo sigue sin cumplirse. El Estado no hizo las obras que tenía que hacer. El problema de las vacantes sigue estando, y ellos no pueden sorprenderse. Uno puede entender que hayan tenido problemas, pero los motivos de las demoras un año y medio después no son razonables. La falta de vacantes se resuelve creando espacios nuevos”, remarcaron a PERFIL desde la ACIJ. Regazzoni dijo que la gestión Macri construyó 29 jardines y, entre 2008 y 2014, generó 9.500 lugares en educación inicial. “Los gobiernos que estuvieron entre 1996 y 2006 generaron sólo 3.500 vacantes”, retruca.

Perfil