26.10.16 // Acij en los medios, ACIJ en los MEDIOS, Destacadas (medios), Villas e Integración Urbana (medios)

Página 12 | Cómo contar el territorio en imágenes

Por Soledad Vallejos

En las próximas semanas, las calles de la Villa 31, la Villa 20, los barrios Alberti y San Cayetano, de La Matanza, y Los Pinos, de Escobar, serán retratadas palmo a palmo en fotos que en algunos meses formarán parte de Google Street View, y estarán online, accesibles para los vecinos del lugar, los habitantes de otros distritos, las instancias del Estado y cualquiera que quiera consultar esa información detallada del territorio. Los datos serán obtenidos con una cámara idéntica a las que registraron los paisajes urbanos de todo el mundo, pero encaramada –en lugar de sobre un auto– en una mochila, que permitirá llevar la cámara a un caminante que recorra a pie los pasillos y las calles. El mapeo comenzará en los primeros días de noviembre, como el inicio de un trabajo en conjunto entre las ONG Techo y ACIJ (Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia) y la firma Google. Los resultados podrían estar poco antes de mediados del próximo año.

En esta primera etapa, la experiencia de registro en 360º y la puesta en marcha online serán un piloto que luego podría extenderse a otros barrios informales, explicó Maite Iturria, gerente de Street View para América. Del proceso que se llevará adelante en las calles de los barrios porteños y del conurbano formarán parte vecinos y referentes comunitarios pero también voluntarios de las ong que hicieron alianza con Google para elaborar el relevamiento. En cada villa y asentamiento de los elegidos, una de esas personas llevará puesta la mochila que presta Google como parte de un Programa especial, y que en la jerga de desarrolladores y voluntarios se llama “trekker”. En esa mochila que pesa 20 kilos y lleva dos dispositivos de GPS, suspendida sobre una base que la eleva más allá de la altura de la cabeza de una persona, viaja la cámara, una esfera sorbe la cual se distribuyen quince lentes; cada dos metros, aproximadamente, dispara una foto simultáneamente en todos esos lentes.

“Los vecinos y las comunidades recibieron con entusiasmo la propuesta y están contentos de poder participar en el relevamiento”, explicó el Director Ejecutivo de Techo Argentina, Virgilio Gregorini, quien añadió que los referentes territoriales que trabajan con ambas ONGs en esos barrios y los referentes políticos de esas zonas están en sintonía con el mapeo. “Creemos que el relevamiento va a servir también para tener una herramienta de monitoreo de obras públicas”, detalló el co-Director de ACIJ, Sebastián Pilo, quien recordó que esa ONG ya había realizado previamente “Caminos de la villa”, una experiencia que también buscó –con dos dispositivos de GPS y trabajo colaborativo de habitantes de las villas– trazar mapas de zonas que la cartografía oficial urbana no incorpora, aunque en jurisdicciones como la Ciudad de Buenos Aires comprenden alrededor del 10 por ciento del territorio total. “Queremos que se vean los déficits y también lo valioso, que se vea cómo se construyó ciudad ahí”, advirtió Gregorini.

La realización de estos registros, dijo Pilo, “queremos que sirva para dar visibilización a los barrios, para una integración social aunque sea simbólica, para romper esa barrera conceptual entre qué es ciudad y qué no”. Además, añadió, “así van a tener prestaciones tecnológicas a las que tienen otros barrios de la ciudad, van a tener georreferenciados sus barrios”. Trazar los mapas que no existen y ponerlos al alcance de todo el mundo, agregaron Pilo y Gregorini, también va a “facilitar el ingreso de los servicios públicos”, en particular porque muchos de esos barrios todavía carecen de algunos de ellos y todavía se registran casos, por ejemplo, de ambulancias o fuerzas de seguridad que se niegan a ingresar a auxiliar a vecinos porque no conocen el territorio.

El registro se puede realizar bajo una variedad de condiciones climáticas y lumínicas, pero hay mínimos: que no llueva, que la incidencia de la luz del sol sobre el terreno no haga un ángulo mayor a los 30º, que todos los días de trabajo en la misma zona tengan una iluminación pareja y similar (por lo que en esta época del año eligen hacerlo entre las 8 y las 17).

En julio de este año, antes de los Juegos Olímpicos, Google Street View ya inició un proceso similar en Rio de Janeiro, con el mapeo de la favela San Carlos.

Luego del relevamiento fotográfico, las imágenes deben ser ensambladas para lograr el panorama 360º online, algo que también requiere emparejar colores, luces, perspectivas, difuminar rostros, patentes de autos y otras informaciones cuya divulgación en una plataforma virtual pueda vulnerar privacidades. “La mayor parte de ese trabajo no se hace en Argentina, sino en distintas partes del mundo. Además, la mayoría se hace mediante algoritmos, supervisados por humanos”, detalló Iturria. El resultado de ese trabajo es el que luego se embebe en la plataforma de Google Maps.

Página 12, 26-10-2016.