08.07.07 // Novedades, NOVEDADES

Multan a TBA con $ 10 mil diarios por discriminación (El Tribuno)

Los ferrocarriles urbanos del área metropolitana transportan a millones de pasajeros entre el centro de la Capital Federal y los distritos del conurbano. Para cualquier observador, es perceptible la marcada diferencia que separa a los servicios que reciben quienes viven entre Tigre y Retiro, es decir, en San Isidro, Olivos, Martínez o San Fernando, y los que deben viajar hacia el Oeste, a través del ramal Once/Moreno o del que va de Constitución a Ezeiza o Glew.

Mientras que los primeros son trenes de Primer Mundo, con aire acondicionado y pantallas de plasma, los otros dos muestran de una forma elocuente y patética una marginalidad que es creciente en el área más densamente poblada del país. Cabe recordar que los estallidos de violencia protagonizados por los pasajeros se produjeron en las estaciones de Constitución (Sur) y Haedo (Oeste).

A partir de una acción judicial iniciada por la Unión de Usuarios y Consumidores con el patrocinio letrado de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) la Justicia condenó con una multa de 10 mil pesos diarios a la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA) por no obedecer una orden que la obliga a mejorar el servicio que presta en el ramal Once/Moreno.

Para el juez federal Ernesto Marinelli quienes viajan en esta línea reciben “un servicio desigual y secundario respecto del que se les otorga a los pasajeros del ramal Retiro/Tigre” -administrado por la misma compañía.

Discriminación

Horacio Bernsten, abogado titular de la Unión de Usuarios y Consumidores, afirmó que la denuncia que ellos formularon fue por “discriminación”.

“Se está discriminando a los usuarios de menores recursos,que pagan las mismas tarifas pero que tienen una calidad de servicio muy inferior. Una misma empresa cobra igual tarifa por el mismo kilometraje pero, el servicio que brinda es muy distinto. Los pasajeros del Sarmiento están hacinados, hay una densidad de pasajeros por coche que es de un 50 a 70 % más que en la línea Mitre”, explicó Bernsten consultado al respecto por El Tribuno.

A fin del año 2005, el juez dictó sentencia haciendo lugar a la demanda y ordenando a TBA a proporcionar la misma calidad de servicio en uno y otro ramal. “Esa sentencia fue apelada por el propio Estado Nacional que nunca estuvo realmente a favor de los usuarios, como hubiera sido de esperar”, dijo el letrado. “TBA apeló junto al Estado y el juez sostuvo que, una parte del expediente relacionada con las condiciones en que deben viajar los pasajeros debían ser cumplidas de inmediato, independientemente del trámite de apelación. Y, como no lo cumplió, se le impone esta multa como una sanción por no cumplir lo resuelto en la sentencia”.

Pesimismo en torno a una solución

El tema de la discriminación es complejo. La empresa TBA está obligada a realizar una inversión muy importante para equiparar la calidad y el estado de los coches. Entre tanto, los coches con destino a Moreno siguen sucios, con vidrios rotos y asientos en mal estado.
“Soy pesimista -dijo Bernsten-. Las reacciones que tuvieron los voceros de la empresa demuestran que no les interesa cumplir con esos deberes elementales, y ordenados por un juez.

El tren no es el único medio de transporte en crisis. “Ocurre con todos los medios, pero las empresas de colectivos que funcionan en las provincias también sufren una discriminación porque los subsidios que reciben del Estado son menores a los de la Capital Federal y Gran Buenos Aires. La solución consiste en incrementar el subsidio en todo el país.

Actualmente, para no elevar el precio del boleto se aplica un subsidio que por decreto es un 85 % para Capital y Gran Buenos Aires y un 15 % para el resto del país. Es una distribución que en principio también parece discriminatoria”, dijo el abogado.

Por Roxana Bavaro
El Tribuno (Salta)
Corresponsalía
Buenos Aires

El Tribuno

Deje un comentario