09.08.06 // Novedades, NOVEDADES

Más de 450 alumnos dejarán de estudiar en aulas de chapa (La Nación)

“Se cumplió con lo acordado, que era tener siete aulas de material para el 7 de agosto y así reemplazar a las de chapa. Y mañana [por hoy] empezaremos las clases “, dijo a LA NACION sin ocultar su alegría Carlos María Fuentes, secretario del colegio. Y agregó: “Los que estuvimos en los contenedores sabemos que la escuela no habría continuado sin el esfuerzo de todos los que aquí trabajamos”.
“Es otra cosa. Esto sí ahora es un aula y un colegio. Todo es más amplio, es mejor la iluminación, el pizarrón es más grande, podemos tener armarios y escritorios. Mi escritorio era uno de los banquitos de los chicos porque no había lugar en las aulas de chapa”, contó feliz María Gabriela Miguens, maestra de primer grado.
Una larga espera
La escuela de Barracas, que nació en 2003 con aulas contenedores como respuesta provisional, era la única que aún continuaba con este tipo de estructuras al comenzar el presente ciclo lectivo, situación de la cual dio cuenta LA NACION en su edición del 4 de marzo último, al informar que los alumnos del establecimiento deberían esperar una semana más para empezar el ciclo lectivo a la espera, incluso, de más aulas contenedores.
A las cuatro estructuras de chapa armadas en el patio de la escuela se sumaron en marzo otras tres, ante la ausencia de nuevas aulas de material que se habían prometido para el inicio de este año escolar. Las flamantes aulas, que se suman a las otras cinco de material que ya funcionaban, ocupan la parte alta del edificio.
A los pedidos de informes de la Defensoría del Pueblo porteña y de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), la anterior gestión educativa local, a cargo de Roxana Perazza, y la actual, con el ministro Alberto Sileoni, respondieron con el compromiso de que luego del receso de invierno estarían todas las aulas de material construidas para reemplazar a las de chapa.
La promesa se cumplió después de que en julio último el juez en lo contencioso administrativo Fernando Juan Lima dispuso que luego de la vacaciones de invierno no podría haber aulas contenedores en la escuela N° 12, ubicada en la Villa 21/24 de Barracas. El personal de la escuela estaba entusiasmado porque a partir de hoy los alumnos se encontrarán con un escenario distinto y más digno, que incluye pizarrones, armarios, pupitres, sillas, ventiladores de techo y caloventores nuevos (estos últimos hasta tanto finalice la conexión de gas).
“No se pudieron reanudar las clases este lunes por detalles finales y porque durante el fin de semana se robaron los caños de alimentación del agua, imprevisto que hizo que se demorara el inicio de clases hasta mañana [por hoy]”, explicó a LA NACION Beatriz López, directora de Infraestructura del Ministerio de Educación porteño, que atribuyó la normalización de la escuela al cronograma trazado por el gobierno.
López informó que se hicieron dos contrataciones, una por 147.162 pesos para la construcción de tres aulas y otra de 208.154 pesos, por otras cuatro aulas. Y en quince días estarán terminados los baños de la planta alta, que reemplazarán a otros de chapa que están en el patio. Según la ACIJ, hasta marzo el gobierno porteño había gastado 412.973 pesos en el alquiler de los contenedores.

Deje un comentario