08.09.06 // Acij en los medios, ACIJ en los MEDIOS

Lamberto apócrifo? (DERF)

DERF, a fines de julio, hacía referencia al informe “En busca del control perdido” realizado por una Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ).
En la nota decíamos: “…existe un hermetismo acentuado en relación a los dictámenes de las reuniones de comisión. Dichos dictámenes no se encuentran a disposición del público, privando además, el ingreso de la ciudadanía en las reuniones donde tiene que ejercerse el control externo.
La información es inaccesible. Eso es algo claro. De todas formas el ciudadano común que quiere obtener meramente información administrativa, debe dirigirse al presidente de la comisión, Diputado Nacional Oscar Lamberto. O sea, el acceso depende de la buena voluntad del presidente de turno. Es más, la investigación de la ACIJ empezó a principios y pudo publicarse recién en junio, debido a la falta de información. Es todo muy sospechoso lo que sucede en esta “oscura” comisión legislativa. Innumerable cantidad de asesores desconocidos para la gente, partidas de dinero manejadas por el santafesino Oscar Lamberto que no es encontrado por esta Asociación Civil y que desde esas oficinas no se responde a la requisitoria de los ciudadanos.”
Continuábamos más adelante: “ … Además, falta la publicidad de las reuniones de la comisión, los fundamentos de los dictámenes que se votan en el Congreso y no se imponen plazos para que el Poder Ejecutivo responda a los pedidos de informes. Como si todo esto fuera poco, hay falta de seguimiento en las irregularidades de los dictámenes de la AGN y encubren los dictámenes sobre las cuentas de inversión del Poder Ejecutivo Nacional, si es que existen. Para concluir de describir el mal funcionamiento de la comisión, no hay que desconocer la excesiva imprecisión y el reglamento irregularmente aprobado.
Ahora, podemos decir que sabemos que los controles se hacen, pero no por quien corresponde. Quienes están a cargo de realizar los “controles”, tienen un presupuesto destinado para ello y una sede totalmente gratuita. ¿Qué le está faltando al Diputado Lamberto para empezar a cumplir con las obligaciones que su cargo le confieren?”

A partir de este informe no pocos problemas tuvimos, incluso una misiva del propio Lamberto que consideraba agraviante lo dicho en la nota, o lo que es decir lo mismo, consideraba un agravio que realicemos nuestro trabajo.

Posteriormente publicamos: “Lamberto desmiente , nosotros investigamos”.
Ahora es Clarín, bajo la firma de Daniel Santoro, quien retoma la investigación y leemos no sin asombro que dos legisladores radicales: Gerardo Morales y Mario Losada denuncian que figuraon dando quórum en la reunión de comisión cuando en realidad no estaban allí sino en misión oficial en otros países. Mientras Lamberto insiste en que estas “prácticas son comunes” y que pude haber “vicios de forma más no de fondo”.
Es imposible resumir lo dicho en las dos notas publicadas en la revista DERF que intentan hechar luz sobre los oscuros manejo de la “Mixta de Lamberto”.
Más sospechas se abren cuando repasamos que Oscar Lamberto es un reconocido economista y además veterano diputado justicialista, no kirchnerista, por Santa Fe.
Muchos interrogantes aparecen si seguimos con detenimiento las investigaciones.

La mixta
La “Mixta”, como la llaman en el Congreso, es una comisión estratégica porque debe aceptar o rechazar los gastos presupuestarios de los gobiernos y las denuncias de irregularidades que realiza la Auditoría General de la Nación (AGN). Durante el gobierno de Menem sufrió enorme retraso por la falta de consenso para aprobar los ingresos por las privatizaciones. Siempre tiene 8 legisladores oficialistas y 4 de la oposición. Además la mixta tiene presupuesto propio que ronda por los 1,5 millones de pesos.

Clarín:
A continuación transcribimos la nota completa aparecida el 6 de setiembre de 2006

Iregularidades en el control parlamentario de los gastos del gobierno
Denuncian que se falsifican actas en una comisión del Congreso

Una ONG presentó 17 casos ante un juez. Por ejemplo, diputados y senadores figuran dando quórum en Buenos Aires, cuando en realidad, estaban en Brasil o de campaña. Lo admiten varios legisladores.

La comisión parlamentaria que debe controlar los gastos del Gobierno consiguió, por lo menos en cinco reuniones, un extraño quórum: sesionó con el voto de legisladores que se encontraban en Brasilia, Nueva York o Filipinas.

El dato surge de una denuncia del presidente de la Asociación Civil para la Igualdad y la Justicia (ACIJ), Ezequiel Nino, ante el juez federal Norberto Oyarbide. Además, la denuncia afirma que 17 de 79 actas de reunión de la llamada Comisión Parlamentaria Mixta Revisora de Cuentas —conocida en el parlamento como “la Mixta”— entre el 2004 y el 2005 contienen datos falsos.

Las actas contienen decisiones sobre temas sensibles como los informes de la Auditoría General de la Nación (AGN) que advierten sobre irregularidades en distintos sectores de la administración pública y la aprobación o rechazo de los gastos del gobierno (ver “Comisión Clave”).

Enterado de esa situación por Clarín, el senador radical Gerardo Morales reveló que se quejó al presidente de esa comisión, el diputado peronista Oscar Lamberto, porque lo hicieron “figurar en las actas como presente” en dos reuniones del año pasado cuando estaba en una misión oficial en Paraguay y cerrando su campaña electoral en Jujuy.

De la misma forma, el ex senador radical Mario Losada subrayó que “no di mi consentimiento” para que lo pusieran como dando el quórum mínimo de 7 presentes sobre un total de 12 miembros en dos reuniones de la comisión. Fue el año pasado cuando, en realidad, estaba de misión oficial en Brasilia y Montevideo. En una tercera oportunidad, su “presencia” desde Filipinas dio el quórum necesario.

La ACIJ consiguió las actas gracias a un fallo de la jueza en lo Contencioso Administrativo, Cecilia de Negre, las comparó con las páginas personales en internet de los legisladores o artículos periodísticos y así descubrió estas irregularidades. A criterio del denunciante estos datos falsos introducidos en las actas incurren en el delito de falsedad ideológica de documento público contemplado en el artículo 293 del Código Penal. Ahora el juez Oyarbide y el fiscal Federico Delgado deberán decidir si estas irregularidades denuncias constituyen un delito.

Consulado por Clarín, Lamberto dijo que es una “práctica parlamentaria común” que los miembros de su comisión y de otras firmen las actas con una fecha antedatada, luego de que fueron estudiadas por sus asesores, y “en sus despachos”.

Sobre las cinco actas de reuniones que se hicieron sin quórum, Lamberto —un reconocido economista y veterano diputado peronista por Santa Fe que no proviene del riñón kirchnerista— admitió que en la confección de esos documentos públicos “puede haber vicios de forma pero no de fondo”.

“Mi comisión trata 500 expedientes por año y siempre fueron aprobados por unanimidad por las cámaras de Diputados y Senadores. Si hubo vicios de forma, quedaron salvados por la votación”, destacó.

Esos expedientes son votados por las cámaras prácticamente sin conocer su contenido y en votaciones masivas, lo que refleja el valor que se le da a una de las pocas herramientas del Congreso para controlar los gastos del gobierno de turno.

Lamberto contó que logró que la “Mixta” ya aprobara la ejecución de los presupuestos nacionales hasta 1998. Dijo que este año espera que se aprueben los de 1999 (el último año de Me nem), 2000 y 2001 y “en mayo del 2007 llegar a votar los del 2002, 2003 y 2004”.

Todo en un contexto de hermetismo. Recién el viernes pasado, Lamberto presidió la primera reunión pública en la historia de 110 años de esta comisión.

En EE.UU. cuando la Auditoría General del Congreso (GAO) produce un informe crítico sobre la administración de turno se hace un debate público entre el auditor y el funcionario auditado. En cambio, en nuestro país sucesivamente los presidentes de la “la Mixta” cuando hay un informe crítico de la AGN lo tratan varios meses después y en forma sigilosa para evitar la repercusión periodística.

De todos modos, es cierto —como dice Lamberto— que la GAO de EE.UU. tiene un presupuesto de U$S 400 millones, la AGN de la Argentina sólo 50 millones de pesos y la “la Mixta”, apenas 1,5 millones. La falta de presupuesto también habla del interés de controlar. Si no fuera así Lamberto no debería pedirle a los presidentes de Diputados y del Senado que le firmen los vales de las fotocopias de “la Mixta”.

Deje un comentario