13.06.15 // Acij en los medios, ACIJ en los MEDIOS, Villas e Integración Urbana (medios)

La solución tecnológica detrás de la iniciativa

Utilizan Open Street Map, el Wikipedia de los mapas colaborativos

El Centro Metropolitano de Diseño (CMD) está repleto de sonrisas y de gente con remeras idénticas. Son los participantes del Festival de Innovación y Tecnología Social, un evento organizado por Wingu, la ONG que desarrolló la solución informática detrás de Caminos de la Villa.

Entre conferencias y recreos con opción de café y medialunas, pero también jugos y bananas, Carolina Barada, de Wingu, explica que la función de la ONG es potenciar el trabajo de otras organizaciones utilizando herramientas tecnológicas. Así fue como llegaron a la alianza con ACIJ.

“Arrancamos pensando una aplicación para que los vecinos pudiesen denunciar problemas en la villa, pero nos dimos cuenta de que ni siquiera estaban mapeadas”, dice. En el inicio, el proyecto se llamaba Ciudad Integrada, pero fueron los propios habitantes de los barrios quienes, en los primeros talleres de trabajo, lo bautizaron como Caminos de la Villa.

“Nuestra idea es colaborativa, que el vecino se apropie de la plataforma”, explica. Para eso trabajaron con Open Street Map, una plataforma de mapas colaborativa y de código abierto. A la manera de Wikipedia, son los propios usuarios quienes cargan la información. Puede ser de sendas en la montaña, recorridos en bicicleta por el bosque o calles, manzanas y pasadizos de territorios que no están en los mapas oficiales, como las villas de Buenos Aires.

PLAZOS

Wingu y ACIJ ya tienen listos los mapas de cuatro villas, pero quieren apurarse para terminar con las 11 que faltan en los próximos meses. Para lograrlo, están pensando en implementar un sistema novedoso: en lugar de caminar las villas con GPS, las recorrerán en bicicleta. Mientras tanto, conversan con Google y con el gobierno de la ciudad para que los mapas que desarrollaron se integren a la cartografía oficial y, sobre todo, al Google Maps.

En la otra punta de la ciudad, en una oficina de techos altos sobre la Avenida de Mayo donde funciona ACIJ, Sebastián Pilo, uno de los directores de la organización, explica el sentido de la iniciativa. Las villas, dice, se deben urbanizar e integrar al resto de los barrios y ésa es una discusión que, por lo menos desde lo discursivo, está ganada. “Ya ningún político habla de erradicarlas”, señala. El tema ahora, continúa, es entender qué significa urbanizar. “La transferencia de títulos si no hay servicios adecuados no sirve”, explica. Hacen falta obras de infraestructura y, antes que eso, que las villas dejen de ser un agujero negro.

La Nación