23.03.05 // Novedades, NOVEDADES

La sexta parte de la población mundial no tiene agua potable (Clarín)

Más de la sexta parte de la población —1.100 millones de habitantes— no dispone de agua potable en todo el planeta, donde hay 2.600 millones de personas sin conexión a red cloacal. La ONU recordó esos datos ayer, al conmemorarse el Día Mundial del Agua. La fecha marcó también el inicio del Decenio Internacional para la Acción “El agua, fuente de vida” 2005-2015.

La abundancia de agua, según la ONU, es “una ilusión”, ya que sólo el 2% de toda el agua del planeta es dulce, y de ella, menos de la mitad es apta para uso humano.

Durante la primera mitad del siglo XX, la Argentina estuvo a la cabeza de América latina en provisión de agua potable. Hoy está detrás de Cuba, Colombia, Costa Rica, Uruguay, México y Chile, ya que, según el último censo, 7.760.803 habitantes (21,60%) carecen de ese recurso. Además, 20.654.920 personas (57,50%) no tiene servicio de cloacas.

El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales —ratificado por 145 países, incluida la Argentina— señala que el derecho al agua es un derecho humano fundamental. Según el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU, el agua es un derecho humano “indisolublemente asociado al derecho al más alto nivel posible de salud y al derecho a una vivienda y una alimentación adecuadas”.

Por esa razón, precisa el Comité, el Estado tiene la obligación de garantizar el acceso a la cantidad esencial mínima de agua, para uso personal y doméstico y para prevenir enfermedades, que es de 50 a 100 litros diarios por persona.

La Asociación Argentina de Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente (AIDIS), en tanto, subrayó la relación entre el agua no segura y ciertas enfermedades, sobre todo las que producen diarreas agudas. Las principales víctimas son los chicos: UNICEF señaló ayer que cada día mueren en el mundo 4.000 niños por no tener acceso al agua potable.

El agua en tanto derecho humano básico empieza a convertirse, en la Argentina, en un nuevo concepto para abordar los problemas relacionados con su carencia. La Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) pidieron al Gobierno que en la renegociación de los contratos con Aguas Argentinas y otras empresas dé prioridad al derecho humano al agua —en cumplimiento de tratados internacionales de rango constitucional— y garantice el servicio a toda la población.

Ismael Serageldin, ex vicepresidente del Banco Mundial, advirtió que con las privatizaciones, las grandes corporaciones “han pasado a controlar el agua en gran parte del mundo. Se calcula que en 15 años unas pocas empresas privadas tendrán el control monopólico del 75% de ese recurso vital”.

ACIJ y el CELS dirigieron su pedido a los ministros Roberto Lavagna y Julio de Vido, en tanto presidentes de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos. En la presentación, a la que tuvo acceso Clarín, recordaron que el contrato con Aguas Argentinas fue firmado en 1993, antes de la reforma de la Constitución. A partir de ésta, la Argentina ratificó varios tratados internacionales que incluyen el derecho humano al agua.

“La discusión actual sobre la renegociación del servicio gira alrededor de la ecuación económica, cuando el eje fundamental debe ser el respeto de los derechos reconocidos en nuestra Constitución y, en este caso, el respeto del derecho al agua”, comentó Gustavo Maurino, codirector de ACIJ.

La ONU recordó ayer que las Metas del Milenio —a las que adhirió nuestro país— contemplan la reducción en un 50%, para 2015, de los déficits en materia de agua potable y servicio de cloacas.

La presidenta de AIDIS, Graciela Gerola, reclamó al Estado nacional y a las provincias la adopción de planes de obras que permitan cumplir con las metas de cobertura, como así también que establezca “las condiciones de operación que permitan cumplir con pautas mínimas de calidad de los servicios”.

Deje un comentario