12.08.16 // Derecho a la Ciudad (medios), Destacadas (medios), Villas e Integración Urbana (medios), Vivienda y Hábitat (medios)

La Nación | Expectativa por la urbanización de las villas de Retiro

Por Valeria Musse

12-8-2016.

Postergado durante siete años desde que una ley ordenó concretarlo, el plan de urbanización e integración de las villas 31 y 31 bis anunciado por el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, recibió una mayoría de opiniones favorables, aunque también algunos reparos desde distintos sectores.

Legisladores de la oposición calificaron de “escasa” la proporción de viviendas nuevas incluidas en el proyecto anunciado anteayer para las villas de Retiro. Serán alrededor de 1200 unidades las que se construirán en un predio por adquirir en lo inmediato a YPF, donde también se edificará la futura sede del Ministerio de Educación. A ellas serán trasladados los vecinos que residen bajo el tramo de la autopista Illia que será desviado.

“Es una cantidad insuficiente. Es sólo el 10% del total de casas que hay en toda la villa [que suman algo más de 10.000]. El resto de los inmuebles seguirá siendo igual, sólo les harán cambios superficiales en las fachadas, por lo que la villa seguirá siendo villa y no barrio”, opinó en diálogo con LA NACION el diputado porteño y vicepresidente de la Comisión de Vivienda Javier Gentilini (Frente Renovador), para quien el proyecto “no modifica los problemas estructurales de las viviendas”.

Coincidió el legislador Marcelo Ramal (Frente de Izquierda). “Con esta idea de consolidar las casas ya existentes se está cristalizando una situación de viviendas precarias. La propuesta no urbaniza el barrio, sólo lo integra, y eso no es lo mismo”, dijo. La propuesta oficial comprende la escrituración de títulos de propiedad en favor de los habitantes, una vez que la Nación traspase las tierras a la ciudad. Ramal se preguntó qué sucederá con quienes alquilan en el barrio: “Se legaliza un acaparamiento inmobiliario o se habilita la oportunidad de los inquilinos para tener su propio espacio”, explicó a LA NACION.

Coincidencias

Pese a estos planteos, es cierto que hace tiempo otras voces apuntan a un plan para consolidar las casas ya existentes en las villas 31 y 31 bis. La reubicación de algunos habitantes en nuevos hogares es una opción secundaria para casos excepcionales propios de la transformación de la disposición del barrio.

Rocío Sánchez Andía, ex legisladora porteña que entre 2010 y 2011 integró la Mesa de Gestión para la Urbanización de esos asentamientos (prevista por la ley 3343 de 2009 para la urbanización de las villas de Retiro), indicó que habían aprobado la metodología de intervención en viviendas a mejorar tras el consenso con cada vecino.

Roberto Converti, arquitecto y urbanista, se refirió al modelo de edificación de las viviendas que hoy existen en el barrio, de las cuales -según anunció Rodríguez Larreta- el 80% serán refaccionadas: “Fueron construidas sin una normativa de regulación, por lo que es necesario que cada inmueble sea sometido a un estudio y, sobre esa base, se mejoren los desagües, el tendido eléctrico y otros servicios”. Y agregó: “Este tipo de casas tiene su código propio y se trata de una forma de habitar que llegó para quedarse. Sólo hay que quitarles la precariedad, por cuestiones de seguridad y salubridad especialmente”.

El especialista se mostró esperanzado de que se genere una integración de la villa con la ciudad formal. “Es bueno que haya un proyecto para que la autopista deje de pasar por arriba del barrio, con todo lo que eso implica, y que se creen nuevos espacios verdes. Que el Ministerio de Educación, como oficina pública, se mude allí forma parte de esa unificación”, dijo Converti a LA NACION. El diputado Gentilini, en cambio, puso ciertos reparos a la creación de una plaza en el tramo de la Illia que va desde el peaje Retiro hasta la conexión con la avenida 9 de Julio.

En mayor o menor medida, todavía se esperan algunas definiciones respecto del proceso de urbanización. Pero desde la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) el codirector Sebastián Pilo destacó que “ya no se hable de desalojar a la gente que vive allí y, en cambio, las autoridades se ocupen de la transformación del lugar en un barrio”. Aunque indicó que “faltan detalles sobre la envergadura de las obras y la cantidad de calles que se abrirán”, entre otros puntos.

Al igual que la mayoría de los consultados por LA NACION, coincidió en la importancia de incorporar los terrenos de YPF al barrio e incluir a los vecinos en la toma de decisiones.

 

Los ejes del proyecto

Viviendas

Un 80% de las viviendas existentes será refaccionado y se construirán más de 1000 nuevas.

Presencia del Estado

El Ministerio de Educación porteño se mudará a un predio que la Ciudad comprará a YPF junto a la villa.

Infraestructura

Se pavimentarán calles, se tenderán agua potable, cloacas, desagües pluviales y cables de servicios.