24.08.12 // Villas e Integración Urbana (medios)

La Justicia condenó a Telefónica Argentina a instalar telefonía en Villa 20

Por un amparo colectivo iniciado por ACIJ en noviembre de 2007, la Justicia Civil y Comercial Federal condenó a Telefónica Argentina S.A. a brindar servicio de telefonía a los vecinos de la Villa 20.

Se puede acceder al fallo completo desde aquí.

 

LA JUSTICIA PROTEGE A LAS VILLAS CONTRA LA DISCRIMINACIÓN DE TELEFÓNICA DE ARGENTINA S.A. LA CONDENÓ EN UN AMPARO COLECTIVO A INSTALAR TELEFONÍA DOMICILIARIA EN LA VILLA 20

 

La justicia Civil y Comercial Federal condenó a Telefónica de Argentina S.A. a “brindar el servicio de telefonía básica en casas de familia de la villa de emergencia N° 20 ubicada en el barrio de Villa Lugano de la ciudad de Buenos Aires que correspondan a la zonas urbanizadas…debiendo conectar los teléfonos a todos aquellos habitantes de dichos sectores que lo requieran o lo hayan requerido, para lo cual deberá adoptar las medidas técnicas y comerciales necesarias para garantizar la instalación”.

En un amparo colectivo iniciado por la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) hace mas de 4 años,  se denunció  la práctica discriminatoria de la empresa de servicios públicos, que se negaba a prestar el servicio en las villas invocando que se trataba de zonas peligrosas y que los vecinos destruían las instalaciones.

En la villa 20 –uno de los asentamientos con más arraigo de la ciudad-  ubicada frente al parque indoamericano- en el barrio de Lugano, viven aproximadamente 20.000 personas. La justicia verificó que la negativa de Telefónica de Argentina S.A. de instalar teléfonos resultaba arbitraria y discriminatoria y violatoria de los derechos sociales de la comunidad afectada, en relación con los sectores de la Villa en los que técnicamente resulta factible dicha instalación.

Desde ACIJ consideramos que la sentencia constituye un valioso avance en la lucha contra la discriminación y la estigmatización hacia los habitantes  de las villas, históricamente relegadas en el acceso a condiciones dignas de servicios públicos básicos y en este sentido decisiones judiciales como esta contribuyen a derribar las barreras que mantienen segregados y privados de sus derechos mas básicos a un elevado porcentaje de la población de la ciudad.

La Jueza Federal Patricia Barbado expresó que “…no se deben admitir desigualdades en el acceso a los servicios públicos que satisfacen necesidades básicas de los hogares, ni tampoco excluir del goce de ese derecho a los sectores de la población que habitan en villas de emergencia y en asentamientos urbanos precarios, por cuanto se generan tensiones sociales y se afecta en alto grado el goce de los derechos personales de quienes allí habitan”

En tal sentido, dispuso que la negativa de la empresa demanda a instalar el servicio telefónico “es manifiestamente arbitraria e ilegítima respecto a las obligaciones normativas a su cargo…” y “afecta el derecho a la igualdad de oportunidades y de trato reconocidos por la Constitución a todas las personas que integran esa comunidad, por cuanto la no discriminación y la igualdad son componentes fundamentales de las normas internacionales de derechos humanos, y son esenciales a efectos del goce y el ejercicio de los derechos económicos, sociales y culturales”.

Como fundamento de su sentencia, la Magistrada destacó, entre otras disposiciones constitucionales e internacionales, las normas del Protocolo de San Salvador sobre Derechos Económicos Sociales y Culturales, que destacan que “toda persona tiene derecho a vivir en un ambiente sano y a contar con servicios públicos básicos”; y señaló además que “…el derecho a un nivel de vida adecuado y el disfrute de los derechos sociales depende de la existencia, el funcionamiento adecuado y el acceso en condiciones equitativas de ciertos servicios públicos básicos esenciales entre los que se cuenta la prestación de telefonía”.

La sentencia dictada constituye un valioso precedente que  permitirá también proveer a los vecinos de la Villa de acceso domiciliario a internet, como así también será una herramienta para que los habitantes de otras villas de la ciudad puedan exigir el respeto y garantía de sus derechos.

La magistrada también manifestó que en relación con los sectores de la Villa en los que no existan posibilidades técnicas actuales de instalación, corresponderá “una acción conjunta de la ciudad, de la empresa de electricidad y la compañía telefónica demandada para permitir la implementación de los trabajos técnicos necesarios que posibiliten el desarrollo de la infraestructura requerida para la instalación del servicio solicitado”.

Desde ACIJ solicitaremos a la CNC que se avance estructuralmente en todas las villas; pero, fundamentalmente, debe comprenderse que el único camino aceptable para cumplir la Constitución y los Derechos es la urbanización integral de las Villas y su inclusión igualitaria en la Ciudad. Existen varias leyes que disponen la urbanización de diversos asentamientos (entre ellos villa 20)  y las autoridades demoran su cumplimiento sin justificación alguna, sacrificando los derechos de las comunidades afectadas e incumpliendo sus obligaciones constitucionales.

 Para ver el fallo completo clic aquí.

3 Comentarios

  1. Javier dice:

    Me parece barbaro tratar de terminar con las diferencias, pero quien garantiza la seguridad de los tecnicos, cuando esten en el sitio?. Es sabido la gran inseguridad que se viven en las villas de emergencias, que tecnico va querer ponerse en riesgo?, o la misma justicia se hará cargo de garantizar la seguridad de los operarios?
    Yo como operario no entraría ni loco.

    • Adrian dice:

      Mientras siga habiendo gente que piensa que una villa es un matadero de gente, va a seguir existiendo esa distancia y discriminación entre ambas partes.
      Javier: la gente QUIERE tener teléfono (u otro servicio) y lo QUIERE PAGAR pero las empresas le dicen que no x donde viven. El que vive en una villa no creo q tenga opción de comprarse una linda casa.. Está viviendo ahí xq no le queda otra y cuando estas cosas pasan (que un técnico vaya a instalar un servicio al igual que en cualquier otro lado) esas diferencias y rencores van desapareciendo.
      Hay miles de maestros, médicos y mucha gente que va a las villas a ofrecer ayuda o ensañar algo y no les pasa nada, al contrario los protegen justamente x eso.

      • Javier dice:

        Por eso digo que me parece bárbaro tratar de limar diferencia, pero no se puede tapar el sol con las manos, si naturalmente asociamos villa a inseguridad por algo será… me pregunto, vos conoces el trabajo en la calle? sabes de qué se trata? pregunto con todo respeto. Porque hablar de justicia e igualdad es fácil, tener que trabajar en el sitio es otra cosa, yo creo que las políticas que se han tomado los últimos años para garantizar un ambiente más seguro a toda la gente que allí convive han sido insuficiente y ese factor seguirá siendo un atenuante para la igualdad.

Deje un comentario