20.02.14 // Igualdad Educativa (medios)

La Ciudad tendrá que justificar en una audiencia la falta de obras en escuelas

A raíz de una demanda presentada hace siete años por la Asociación Civil por la Igualdad y la justicia. La justicia citó a funcionarios del área educativa a dar cuenta de “las medidas adoptadas y que se adoptarán” por los miles de chicos que no tienen vacante. La ACIJ sostiene que de las 24 obras prometidas, el macrismo hizo 14.

En el medio de la crisis educativa por la falta de vacantes para las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires, el Juez Pablo Mántaras convocó a una audiencia para el jueves 27 con el fin de que el gobierno porteño brinde información sobre “las medidas adoptadas y que se adoptarán en relación con la problemática”, a raíz de una demanda presentada hace siete años por la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) contra el gobierno porteño, por la falta de vacantes en las escuelas públicas.

Para la audiencia –que se dará un día después de la sesión extraordinaria en la Legislatura para tratar el pedido de interpelación al ministro Esteban Bullrich– fueron citados funcionarios del Ministerio de Educación de la Ciudad “que posean facultades para proponer vías de solución”, la ACIJ y la Asesoría Tutelar de Primera Instancia.

Si bien a partir de la implementación del sistema de inscripción online el conflicto por las vacantes tomó mayor trascendencia, ya viene de lejos. En 2006, la ACIJ inició una demanda para que la Ciudad remedie la falta de lugares en el nivel inicial, que entonces tenía alrededor de 6000 chicos afectados. En 2007 la sentencia en primera instancia fue favorable y ordenó que el ejecutivo porteño detalle las obras en ejecución, proyecte las necesarias y especifique qué medidas se iban a tomar para asegurar, a partir de 2008, el acceso a establecimientos de nivel inicial. Tras una apelación y un segundo fallo (en 2008) a favor del reclamo, en 2011 el GCBA presentó un nuevo recurso y luego de la intervención del Tribunal Superior de Justicia la Ciudad se comprometió a realizar 24 obras antes de 2012 (de las cuales diez, según la ACIJ, quedan pendientes) y a presentar un plan de obras adicional para resolver “totalmente” el problema de falta de vacantes.

Sin cumplir con lo convenido, la administración macrista se encontró este 2014 con un conflicto mayor: la inscripción online. El paso del tramiterío por los canales online generó un problema extra, y a partir de eso a muchos chicos a los que les habían confirmado los cupos, se los sacaron. Ahora, quedan sin escuela confirmada más de 2 mil alumnos mayores de cuatro años (“el 100% va a tener lugar”, dijo ayer en radio Continental el subsecretario de Educación, Carlos Regazzoni), y más de 7 mil de nivel inicial que quedarán fuera del sistema.

Ante esto, entonces, la justicia convocó a la Ciudad y a la ACIJ para conocer el estado de las obras que ya tendrían que estar terminadas, proyectar cómo se puede resolver el problema y, además, recibir información sobre las aulas container que el macrismo está instalando en muchos establecimientos y que también generó revuelo: las escuelas se niegan a aceptarlas.

Orden judicial

Vacante
La justicia de la Ciudad le ordenó al gobierno porteño a darle una vacante escolar a una nena discapacitada de dos años y medio que había sido dada de baja del sistema online.

Al final, le hicieron un lugar

Luego de la nota publicada ayer por este diario, Sandra Guzmán consiguió vacante para su nieto, a quien tiene a cargo legalmente. Su caso es el de varios más: sin lugar en las escuelas públicas, la Ciudad les asignó vacante en los CPI (Centros de Primera Infancia), pensados en realidad para familias en situación de vulnerabilidad. Desde el CPI Años Felices, de Almagro, le dijeron a Sandra que no había vacante para el chico, de tres años, porque tenían todos los cupos ocupados. Sin embargo, después de la publicación en Tiempo Argentino todo cambió: Sandra Guzmán recibió un llamado desde el Centro de Primera Infancia de Almagro en el que le explicaban que, finalmente, habían podido hacerle un hueco al pequeño. Sin esperanza de que consiga vacante en un jardín, Sandra inscribirá al chico en el CPI.

Tiempo Argentino