20.03.15 // Derecho a la Ciudad (medios), Villas e Integración Urbana (medios)

La CIDH analizará esta tarde el caso de la villa Rodrigo Bueno

Es la primera vez que el organismo internacional convoca para que se trate la situación de los derechos económicos, sociales y culturales de los habitantes de asentamientos precarios de la región.

La problemática de los habitantes de la villa Rodrigo Bueno, ubicada en la Costanera Sur, será tratada esta tarde en Washington en el marco de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que analizará la situación de extrema vulnerabilidad que padecen las 4 mil personas que viven en ese asentamiento.

La audiencia es la primera que el organismo internacional convoca para que se trate la situación de los derechos económicos, sociales y culturales de los habitantes de asentamientos precarios de la región y contará con la presencia de Diego Armando González, habitante de la villa, y Horacio Corti, defensor general de la Ciudad de Buenos Aires.

“Hemos hecho un gran esfuerzo para que un vecino del barrio pueda viajar y su voz sea escuchada ante un foro internacional, acompañado por los defensores oficiales. Es una experiencia inédita y sumamente importante que los más postergados puedan hacer oír sus reclamos”, dijo Corti a poco de arribar a la capital estadounidense.

La audiencia también contará con la presencia de representantes del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ).

“La situación de los habitantes del barrio es muy precaria, no tienen acceso a una red de agua, hay riesgo eléctrico, sin cloacas apelan a pozos ciegos, no ingresan ambulancias y existe un depósito colectivo para residuos, lo que configura un riesgo de vida enorme”, dijo Corti a Télam.

“Pese a que se están violando derechos, el Gobierno porteño insiste en que en esa zona no se puede urbanizar porque se trata de un asentamiento lindante con la Reserva Ecológica pero más allá de esta discusión, las personas hoy tienen derecho a poder acceder al agua, a que cuiden sus seguridad, a no tener riesgos de infectarse porque no hay recolección de residuos”, señaló por su parte el defensor.

La Rodrigo Bueno es un asentamiento que se formó a principios de la década pasada y poco a poco se fue ampliando con más pobladores, totalizando hasta hoy unas 1000 familias.

A partir del 2005 los vecinos piden a los sucesivos gobiernos de la Ciudad la urbanización y su integración al ejido urbano para salir de la situación de precariedad y la falta de acceso a los servicios básicos con los que viven en forma cotidiana.

En el año 2012 la jueza Elena Liberatori ordenó al gobierno de Mauricio Macri que dé inicio en forma inmediata el proceso de urbanización, pero esa resolución fue apelada y la Cámara, en diciembre del año pasado y en fallo dividido revocó el dictamen de la magistrada, pero ordenó a la Ciudad tomar los recaudos necesarios para que los vecinos no pasen necesidades.

Telam