15.04.06 // Novedades, NOVEDADES

Hay descontrol en los entes reguladores (La Nación)

Falta de control exhaustivo, escaso nivel de atención de los reclamos de los usuarios, exceso de burocracia, escasa transparencia en la gestión y ausencia de penalidades en caso de faltas graves son algunas de las irregularidades detectadas en los entes reguladores de las empresas privatizadas.

Las irregularidades, en rigor, surgen de diversos informes elaborados el año último por la Auditoría General de la Nación (AGN), el organismo estatal encargado de controlar a estos entes reguladores, que fueron la punta de lanza del proceso de privatizaciones encarado por el menemismo en los años noventa y a los que el kirchnerismo siempre quiso modificarlos, pero nunca concretó su intención.

El pelotón de organismos en la mira incluye al ENRE (control y regulación de las empresas de energía eléctrica), Enargas (transporte y distribución de gas natural), Etoss (agua potable), Orsna (servicio de aeropuertos de todo el país), Comisión Nacional de Comunicaciones, Comisión Nacional de Regulación de Transporte, Occovi (concesiones de redes viales) y Administración General de Puertos.

En los informes de la AGN existen reiteradas objeciones al funcionamiento de los entes reguladores en los siguientes aspectos:

Escaso nivel de control. La Auditoría destaca que los entes no realizan un control exhaustivo de las empresas. Por poner uno de los tantos ejemplos, un informe de la AGN de diciembre de 2005 determinó que el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna) “no dictó una norma específica para el control de la seguridad contra incendios en los aeropuertos”.

Reclamo de los usuarios. Los informes de la AGN también destacan que existe un escaso nivel de atención a los reclamos de los usuarios por parte de los entes. Sobre este punto, Claudia Coyado, del grupo Consumidores Argentinos, dijo a LA NACION que “en los últimos 15 años no hubo grandes avances en la protección al consumidor y una muestra de ello es que hoy sólo tres entes tienen comisiones de usuarios que participan de las reuniones”.

Penalidades. La AGN también advirtió que en los entes reguladores se observa una ausencia de penalidades o de condonación de éstas cuando las empresas se encuentran en faltas graves.

Como ejemplo, un informe de la Auditoría sostiene que la Comisión Nacional de Regulación del Transporte “no adoptó un criterio de graduación para ser utilizado en la aplicación de penalidades”. En este sentido, el titular de la AGN, Leandro Despouy, expresó a LA NACION que esto “muestra una actitud desaprensiva del Estado hacia los ciudadanos usuarios”.

La reciente reestatización de Aguas Argentinas y la pelea del Gobierno con concesionarios de privatizadas puso en evidencia, una vez más, las marcadas deficiencias de los entes reguladores.

Hoy existen ocho entes reguladores, de los cuales sólo dos -ENRE y Enargas- fueron regulados por ley. El resto fue creado por decretos o resoluciones del gobierno de Carlos Menem.

“Muchos esfuerzos”

Desde la Casa Rosada aseguran que el Presidente hizo “muchos esfuerzos” por modificar esta realidad. En rigor, en 2003 el Poder Ejecutivo envió al Congreso, como resultado de las promesas electorales de Néstor Kirchner, un proyecto de ley para establecer un marco regulatorio común a todos los entes. Pero esta iniciativa lleva casi tres años frenada en la Cámara de Diputados y hasta ahora no hubo siquiera un dictamen de comisión al respecto.

La Comisión de Obras Públicas de la Cámara baja, que preside el diputado nacional y piquetero Edgardo Depetri (Frente para la Victoria-Buenos Aires), es la encargada de unificar la labor de varias comisiones sobre este tema, pero hasta ahora no se hizo nada. Un senador oficialista expresó a LA NACION que “no hay indicios de que el Gobierno quiera apurar el marco regulatorio de los entes”.

El resultado de esta falta de un marco regulatorio es la existencia de tres entes intervenidos por el Poder Ejecutivo (la Comisión Nacional de Regulación de Transporte, la Comisión Nacional de Comunicaciones y la Administración General de Puertos).

Además, los otros entes cuentan con integrantes de directorios nombrados sin llamado a concurso; en muchos casos fueron puestos “a dedo” por el Gobierno o, en caso contrario, se trata de hombres que provienen del mismo sector privado que deben auditar.

Otros inconvenientes

Por otra parte, según un extenso informe elaborado por Poder Ciudadano y la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), en 2005 la transparencia en la gestión de los entes reguladores dejó mucho que desear.

Por ejemplo, las páginas de Internet de Enargas para acceder a las reuniones y actas no funcionan. En el caso del ENRE, se observó que hay un “tratamiento parcial o en bloque de los temas de agenda sin discutirse en profundidad los mismos”.

Además, el informe dice que en ENRE, Etoss, Orsna y Enargas hubo un “exceso de reuniones urgentes (sin aviso previo), la inexistencia de un mecanismo común referido a procedimientos empleados en la toma de decisiones y una escasa participación de los miembros del directorio en el tratamiento de distintos temas”.

La coordinadora del monitoreo por parte de Poder Ciudadano, Virginia Lencina, dijo a LA NACION que “en muchos casos” a los observadores designados por la ONG para el seguimiento de los entes se les restringió el ingreso.

Pero la mayor preocupación de Poder Ciudadano tiene que ver con la “falta de independencia del poder político de los entes”, según Lencina. En este sentido, advirtió sobre “las designaciones a dedo de directores; los ex empleados de privatizadas que pasaron a integrar los entes o los conflictos de intereses que se ven entre los entes y las empresas”.

El monitoreo de Poder Ciudadano y ACIJ destaca que hay un escaso cumplimiento del decreto 1171/03, que estableció mecanismos de acceso a la información pública. Sobre este punto, la subsecretaria para la Reforma Institucional de la Jefatura de Gabinete, Victoria Martínez Aráoz, opinó lo contrario: destacó que el Gobierno hizo un fuerte trabajo para la transparencia, aunque admitió que “faltan muchos desafíos por enfrentar”.

En este sentido, Martínez Aráoz destaca que en enero último la Jefatura de Gabinete elevó al Ministerio de Planificación Federal, que centraliza la labor de todos los entes, un informe con recomendaciones para mejorar el sistema.

En ese informe se planteó la “necesidad de reforzar la comunicación interna entre el Ministerio de Planificación y los entes”. También se pidió que haya un acceso más fácil de los ciudadanos a los sitios web de los entes y que haya una mayor actualización de la información.

Por Martín Dinatale

Deje un comentario