16.04.13 // Fortalecimiento de las Instituciones Democráticas (medios), Poder Judicial y Democracia (medios)

Duro cruce del camporista Julián Álvarez con el CELS de Horacio Verbitsky

En el plenario de comisiones, el secretario de Justicia criticó el documento del organismo que rechazó el proyecto que limita las medidas cautelares: “Son fundamentos erróneos e imprecisos”, dijo

 El secretario de Justicia de la Nación, Julián Álvarez, cuestionó hoy con dureza el documento realizado por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que preside el periodista Horacio Verbitsky, que rechazó el proyecto que limita las medidas cautelares que envió Cristina Kirchner al Congreso durante el plenario de comisiones del Senado convocado por el kirchnerismo.

Ante los legisladores del oficialismo, el periodista insistió con sus críticas al proyecto que limita las medidas cautelares y habló de una “redacción apurada, imprecisa e incompleta” de la iniciativa.

“Los fundamentos del documento del CELS son imprecisos, erróneos, y ayudan a la ensalada que generan quienes dan debate en los medios de TV y no en el Congreso”, afirmó Alvarez, integrante de la agrupación kirchnerista La Cámpora, en un enfático discurso en el que defendió las iniciativas del Ejecutivo.

Las críticas de Verbitsky del fin de semana pasado generaron la reacción del oficialismo que decidió reabrir el debate en el Senado por la reforma judicial. El jefe de la bancada del Frente para la Victoria en la Cámara alta, Miguel Pichetto, convocó al periodista y a los directivos de asociaciones que se oponen al proyecto para que planteen sus argumentos.

Con duras críticas a los medios, el secretario de Justicia diferenció las medidas procesales provisionales, como el habeas corpus, habeas data y amparo, de las cautelares.

“Cuando hablamos de medidas cautelares, estamos hablando de una medida procesal no sustantiva”, indicó.

El funcionario se quejó porque el organismo no presentó antes sus objeciones al proyecto que limita las medidas cautelares. “Terminemos de dar argumentos a la patria zocalera para que instale el temor como hicieron en dictadura militar”, exclamó.

Cuando retomó la palabra, el titular del CELS negó que el Gobierno le haya mostrado el proyecto que limita las cautelares el pasado 7 de marzo, como sostuvo Alvarez. “En primer lugar quiero aclarar que no es cierto lo que él dijo sobre el 7 de marzo. En esa reunión se nos informó que había un proyecto sobre cautelares, dijimos que nos parecía bien que se regulara, pero nos enteramos del contenido del proyecto en el momento que la Presidenta lo anunció”, apuntó.

“Lógico que defienda su intervención en proyecto, porque no refleja lo que dijo la Presidenta”, le respondió el periodista.

En el final de su alocución, Álvarez propuso incorporar al proyecto un párrafo que aclare, en los casos de causas vinculadas al derecho a la vida “digna”, no se apliquen las medidas tendientes a limitar el dictado de cautelares por tiempo indefinido. También pidió fijar que “no se pueda interponer una cautelar en conflictos laborales” , y que “solo se puede efectuar si afecta a los servicios públicos”, cuando exista una decisión de dictado de conciliación obligatoria que no se haya acatado

Otro de los cambios planteados por Alvarez está vinculado a la inclusión de un párrafo, en el articulado en que se menciona el plazo de seis meses prorrogable por otros seis de vigencia de una cautelar, que mencione que el juez debe estar “obligado” a dar celeridad al trámite.

CRÍTICAS AL PROYECTO

Durante el debate, Verbitsky había renovado su rechazo al proyecto: “La iniciativa de enviar este proyecto para reformar la Justicia es una deuda de la democracia. La política tiene que hacerse cargo del tema y esa es la lectura general. Pero esto no quiere decir que los proyectos nos parezcan perfectos. Algunos nos parecen buenos, regulares, otros malos, con objeciones de tipo constitucional que son en los que queremos concentrarnos”, afirmó el periodista.

“Hemos utilizado a las medidas cautelares para la defensa de los derechos humanos, instrumento muy importante que no debería ser afectado por un reforma que tiende a la democratización de la justicia tal como está presentado el proyecto”, señaló.

En ese sentido, Verbitsky pidió ampliar excepciones planteadas por el proyecto oficial a “sectores en situación de vulnerabilidad, trabajadores y usuarios de servicios públicos”.

El periodista dijo, además, que las objeciones del CELS sirven para “blindar” la reforma judicial impulsada por la Presidenta. “Sabemos que hay presiones corporativas, por eso es fundamental blindar esta reforma para que sirva”, aseveró.

Tras las inesperadas críticas del CELS, la Comisión de Justicia, cabecera del debate, recibió una lluvia de pedidos de varias organizaciones civiles y profesionales para que su opinión también sea escuchada. Por otra parte, la oposición confirmó que dará por concluido el boicot que inició la semana pasada y asistirá este mediodía al plenario de las comisiones de Justicia y de Asuntos Penales y de Legislación General.

Así, la reunión prevista para hoy, a las 11, contará con la presencia de representantes de la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), el Foro de Estudios sobre la Administración de Justicia (Fores) y la Asociación de Abogados Laboralistas. Todas tienen posturas críticas hacia el texto redactado por el Poder Ejecutivo.

La reapertura del debate del proyecto sobre medidas cautelares a otras organizaciones, además del CELS, fue anunciado en un comunicado que firman el jefe del bloque oficialista, Miguel Pichetto (Río Negro), y el presidente de la Comisión de Justicia, Pedro Guastavino (FPV-Entre Ríos).

Sin embargo, y alentada por las diferencias internas que surgieron en el conglomerado oficialista, la UCR y el FAP anunciaron la conclusión del boicot contra el debate en comisiones de los proyectos que integran la reforma judicial..

La Nación

 

Deje un comentario