10.10.12 // Acij en los medios, ACIJ en los MEDIOS, Fortalecimiento de las Instituciones Democráticas (medios), Gobierno Abierto, Rendición de Cuentas y Participación Ciudadana (medios)

Despouy resucitó al Grupo A

Dirigentes de todo el arco opositor se reunieron en el Senado y rechazaron la decisión del oficialismo de dar por caducado su mandato al frente del organismo de control. Julián Domínguez volvió a pedir a la UCR que nomine formalmente a alguien para ese cargo.

Por: Sebastian Abrevaya

Hace mucho tiempo que la oposición no encontraba una causa común por la cual posar juntos para la foto. Pero finalmente la imagen se produjo ayer, cuando miembros de los partidos con representación parlamentaria manifestaron su respaldo a Leandro Despouy como titular de la Auditoría General de la Nación, luego de que la semana pasada el kirchnerismo lo desconociera en el cargo, por considerar que su mandato había caducado en marzo de 2010. “La presencia de todos ustedes tiene un valor institucional determinante, no se imaginan cuánto significa para mí, que he vivido varias turbulencias, pero que si no he naufragado ha sido gracias a ustedes”, señaló Despouy, quien insistió en que oficialismo intenta un “golpe institucional”. Desde el Frente para la Victoria le respondió el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, quien ratificó la interpretación sobre el mandato vencido y le pidió a la UCR que presente la nota proponiendo al titular del organismo de control: “Nosotros sólo pedimos que se normalice esa situación. Pero parece que algunos quieren hacer de un pelo una peluca”, graficó Domínguez.

Aunque se trataba de uno de los más pequeños del Senado, el salón Arturo Illia estaba abarrotado de personas que habían ido a apoyar a Despouy. La semana pasada, el radicalismo había convocado a esta conferencia de prensa, en donde ubicó en el centro de la escena a los presidentes de los bloques legislativos, Ricardo Gil Lavedra y Luis Naidenoff; a los jefes de la Convención Nacional, Hipólito Solari Yrigoyen, y del Comité Nacional, Mario Barletta, quien, paradójicamente, había intentado reemplazar a Despouy por otro radical de su confianza a principios de año. En el centro se colocó Despouy, quien concitó el inédito apoyo de todo el arco no kirchnerista. En las primeras filas se ubicaban el líder del Frente Amplio Progresista, Hermes Binner; los macristas Federico Pinedo y Laura Alonso; los peronistas disidentes Francisco de Narváez, Eduardo Amadeo y Enrique Thomas; por el GEN, Gerardo Milman, y por la Coalición Cívica, María Eugenia Estenssoro y Alfonso Prat Gay, entre otros. Varios de ellos hicieron uso de la palabra para explicitar su posición.

Binner consideró que la presencia de Despouy “es una bocanada de aire fresco para la democracia, por su trasparencia y confiabilidad”; Prat Gay sostuvo que lleva a cabo “una tarea titánica en un ambiente que siempre ha tenido mayoría en contra”; Pinedo señaló que el PRO respalda a quien “representa a la oposición”; mientras que Victoria Donda apeló a la consigna “la Constitución no se toca”. Por su parte, ONG como ACIJ (Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia), ADC (Asociación por los Derechos Civiles), Fundación Directorio Legislativo y Poder Ciudadano emitieron un documento manifestando su preocupación por la “crisis institucional” desatada, que “agrava el desmantelamiento de los órganos de control” e instaron al oficialismo y a la oposición a resolver el conflicto.

Después de la palabra de los legisladores llegó el turno de Despouy, que alertó sobre la existencia de “una pedagogía perversa de desinstitucionalización” y denunció que se busca poner en duda la validez de los informes de la Auditoría durante los últimos dos años. Además, aseguró que continuará siendo el titular de la AGN porque fue “designado a propuesta del partido político de oposición con mayor número de legisladores en el Congreso”, tal como establece el artículo 85 de la Constitución Nacional. En ese mismo artículo de la Constitución se establece que la AGN “se integrará del modo que establezca la ley que reglamenta su creación y funcionamiento, que deberá ser aprobada por mayoría absoluta de los miembros de cada Cámara”. Pero esa ley nunca se sancionó, por lo que el organismo de control se viene regulando de acuerdo con la ley 24.156, de Administración Financiera, aprobada en 1992.

En sus artículos 121 y 123, la ley establece que los auditores generales duran ocho años en el cargo y que “el séptimo auditor general será designado por resolución conjunta de los presidentes de las Cámaras de Senadores y de Diputados y será el presidente del ente”. No menciona que debe proponerlo la oposición.

Despouy ocupa el cargo desde 2002, cuando el entonces titular del Comité radical, Angel Rozas, presentó en el Congreso una nota pidiendo su designación formal y citando la CN y el artículo 123 de la ley de administración financiera. “Pedimos que la UCR regularice la situación”, señaló el titular de la Cámara baja con aquella nota de Rozas bajo el brazo. Domínguez le envió a Barletta un pedido para que eleve la nota formal al Congreso, tal como lo hizo Rozas en su momento, ya sea para reelegir a Despouy o proponer a otra persona.

Mientras continúa la discusión política y jurídica, hoy deberá reunirse el colegio de auditores para tratar otros informes. Despouy concurrirá a la reunión, a la espera de ver cómo actuarán los representantes del oficialismo.

Página 12

Deje un comentario