22.02.06 // Novedades, NOVEDADES

Debaten hoy los cambios en el Consejo (La Nación)

Llegó el día D para el oficialismo. En una sesión que se prevé tan intensa como extenuante, la Cámara de Diputados podría convertir hoy en ley la polémica reforma del Consejo de la Magistratura, una iniciativa que impulsa el Gobierno y que pondrá a prueba su capacidad de dominio sobre una cámara tradicionalmente difícil.

El panorama se le presenta alentador: con 114 diputados propios, sumados a una quincena de legisladores ex duhaldistas y otra decena de aliados, espera superar la meta de 129 votos positivos que exige la Constitución nacional para este tipo de reformas. Su optimismo es tal que rechazó de antemano que fuera a introducir modificaciones en el texto durante el debate de hoy, como reclama la oposición.

La mayor objeción que se plantea a la reforma es la futura composición del Consejo. De acuerdo con el proyecto, se reducirá de 20 a 13 su cantidad de miembros, siendo la representación de la Justicia la más afectada. La oposición advierte que el equilibrio que exige la Constitución entre políticos y representantes judiciales quedará roto y advierte que el oficialismo tendrá, en adelante, poder de veto para toda designación y remoción de jueces. Esto sería así porque mantendría sus cinco lugares, mientras las segundas minorías quedan eliminadas.

La intransigencia del oficialismo a aceptar cualquier tipo de cambio obedece no sólo a que está convencido de que el proyecto es correcto. Es una orden presidencial: si aceptase modificaciones, no habría ley, pues debería volver al Senado para su revisión, lo que sería interpretado como un serio traspié del Gobierno.

Esta eventualidad no figura en los planes oficialistas, confiados por demás en el debate de hoy. Es que durante un mes y medio la Casa Rosada intervino activamente en la tarea de cooptar, con promesas y recursos, los votos aliados que necesita para alcanzar la mayoría que obliga la Constitución. Es así como, con el mayor de los sigilos, legisladores de diversos colores políticos -incluso críticos del Gobierno durante la última campaña electoral- circularon por algunos despachos de la Casa Rosada en busca del calor oficial a cambio de su voto.

Los primeros en adelantar su pase fueron una quincena de diputados ex duhaldistas hoy enrolados en el bloque Peronista Federal; ya sea por mandato de su intendente -necesitado de recursos-, por convencimiento de que el presidente Néstor Kirchner es el único capaz de liderar el peronismo hacia una victoria en 2007 o por presiones diversas, viraron de rumbo.

Algunos recibieron ofertas, como la diputada Mirta Pérez, que aceptó una asesoría en el Ministerio del Interior. En tanto, José María Díaz Bancalari -que preside el Peronismo Federal- seguirá siendo, con la venia de Kirchner, jefe del PJ bonaerense.

Estos duhaldistas conciliadores serán la clave de la votación de hoy. Por eso, es inexorable que, en algún momento, se separen de sus compañeros de bloque que son críticos del Gobierno -tal como plantearon durante la campaña- y que votarán en contra del proyecto, como Eduardo Camaño, Jorge Sarghini y Juan José Alvarez. Anoche, sin embargo, tras una dura reunión de bloque, los ex duhaldistas decidieron mantenerse unidos, aunque voten por separado.

Nuevos adeptos

Otros virajes aparecen más sutiles. Ayer, por caso, se lo vio salir sonriente al diputado Eduardo Arnold (FV-Santa Cruz) de un importante despacho en la Casa Rosada. Arnold había deslizado hace unos días que analizaba votar en contra del proyecto. El mismo viraje podrían experimentar los diputados puntanos que obedecen a Adolfo Rodríguez Saá. Si bien en lo formal adelantaron ayer que no tenían posición tomada, en el oficialismo especulan con su voto a favor merced a una serie de arreglos económicos y judiciales con los caudillos puntanos.

La “estrategia de seducción” no funcionó con los cinco diputados del Frente Partido Nuevo, que lidera el intendente cordobés, Luis Juez, tradicional aliado de la Casa Rosada.

Como última medida para frenar la reforma, organizaciones civiles del mundo jurídico rodearán hoy, a las 12, el Congreso y entregarán una nota a cada diputado que dirá: “El futuro de la Justicia está en juego. El proyecto es inconstitucional, nadie puede negarlo honestamente. Vote por sus principios. Vote por la Constitución”. Participarán Poder Ciudadano, la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) y el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Legales y Sociales (Inecip).

Deje un comentario