17.08.06 // Novedades, NOVEDADES

Continúa la toma de galpones en la Villa 31 bis (La Nación)

Según informaron algunos de los ocupantes, un puntero del barrio, al que identificaron como Raúl Castro, los habría desalojado de las casillas que alquilaban en la villa. Los vecinos también denunciaron que este hombre, al que apodan “El Chileno”, se estaría apropiando de materiales otorgados por el gobierno para realizar mejoras en el barrio.
“Estamos indignados por los abusos de los punteros. Esta persona [Raúl Castro] se apropia de los beneficios que manda el gobierno”, dijo a LA NACION Olenca Moya, una de las vecinas de la Villa 31-bis que en la mañana de ayer se acercó hasta el predio ocupado para apoyar el reclamo de los usurpadores.
Denuncias
Al igual que Moya, muchos de los habitantes de la zona se quejaron del supuesto clientelismo político que existe en el barrio y acusaron a Castro de subalquilar viviendas y quedarse con alimentos y materiales cedidos por el gobierno.
La toma se inició el sábado último por la noche cuando un grupo de familias, con numerosos chicos, se instaló en los galpones. Desde entonces, efectivos policiales custodian la zona para evitar que el predio, que en octubre de 2005 fue cedido por el gobierno a la Fundación Música Esperanza, sea ocupado por más personas.
Según indicó a LA NACION Pablo Schabas, operador social de la ONG creada por el pianista Miguel Angel Estrella, el sector de los galpones donde se desarrollan los talleres organizados por la fundación no fue ocupado por los intrusos.
Ayer, a partir de varios reclamos de los vecinos de la Villa 31-bis, que denunciaban que Castro se habría apoderado de juegos infantiles entregados por el Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) para instalar una plaza en la zona, la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) decidió intervenir en el hecho.
En la ONG dijeron que solicitaron información al gobierno porteño y pudieron comprobar que efectivamente los juegos fueron entregados al delegado hace dos años y “nunca fueron instalados”.
En declaraciones radiales, ayer Castro negó las acusaciones de los vecinos y afirmó: “Lo que dice la gente del barrio tendrá que comprobarlo la Justicia y yo tendré que aportar pruebas”.
En tanto, la Fundación Música Esperanza realizó la denuncia por intrusión y la causa es ahora investigada por la Justicia.

Deje un comentario