14.04.15 // Acij en los medios, ACIJ en los MEDIOS, Derecho a la Ciudad (medios), Villas e Integración Urbana (medios), Vivienda y Hábitat (medios)

Con la ausencia del PRO, aspirantes a alcaldes debatieron sobre la vivienda

Uno de los ejes fue qué hacer frente una ciudad que cuenta con 340 mil propiedades desocupadas y 600 mil personas con problemas habitacionales. El FPV, la izquierda clasista, ECO y ALBA dieron sus propuestas a los vecinos.

Por Claudio Mardones

En la Ciudad viven 275 mil personas dentro de sus villas. A pesar de la cantidad de leyes de urbanización vigentes, las villas porteñas crecieron en población y complejidad. ¿Cuáles son sus planes para afrontar este proceso?”, les preguntó el vecino de la Villa 31 Teófilo Tapia. Frente a él estaba el puñado de precandidatos a jefe y/o vicejefe de Gobierno que el viernes pasado aceptó debatir sobre políticas de vivienda, a partir de una invitación de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ). Cada uno expuso sus propuestas sobre tres ejes: urbanización de villas, políticas sobre alquileres y planificación. Los ausentes más notorios fueron los precandidatos del PRO. Quienes sí estuvieron fueron Sergio Abrevaya (SURGEN), Pablo Ferreyra (Alternativa Buenos Aires), Sergio García (Nueva Izquierda-MST), Marcelo Ramal (FIT), Claudio Lozano (Camino Popular), María José Lubertino (FPV), Andrés Borthagaray y Fernando Sánchez (ambos de ECO).

VILLAS. “Es muy preocupante la falta de propuestas y que el acceso al hábitat haya sido desplazado de la agenda pública. El problema que afecta a 600 mil personas no puede quedar invisibilizado”, advirtió el abogado Sebastián Pilo para abrir el debate, en representación de ACIJ.
Ferreyra compartió con el público el primer dato que luego revisaría Chequeado.com: “Entendemos que la ciudad tuvo un crecimiento del 50% en las villas y su población pasó de 108 mil habitantes a 163 mil en 2010 y ahora hay 275 mil, pero al mismo tiempo la ciudad incumple todas las leyes de urbanización.”
“La no política en materia de vivienda del PRO es una política”, disparó Lubertino. En tanto, Ramal apuntó al postulante Rodríguez Larreta: “Dijo que el barrio Los Piletones está urbanizado y es mentira: sólo abrieron calles y apretaron gente para que acepte acuerdos muy poco claros.” Tras coincidir con Ramal, Lozano planteó “urbanizar junto a la Nación, crear un Ministerio de Vivienda y Hábitat en la Ciudad y recuperar el financiamiento público”. El economista acusó a Macri de estar “comprometido con la especulación del suelo” y propuso una “ley de solidaridad urbana” para que los desarrolladores destinen “el 10% de lo que construyan a vivienda social”. “Con eso habría 35 mil viviendas más por año”, calculó.

ALQUILERES. “Ser inquilino es una necesidad, no una opción (…) Es la primera vez que el alquiler entra en debate público y comienza a hablarse de los abusos de las inmobiliarias. ¿Qué medidas proponen para mediano y corto plazo sobre el acceso a la vivienda para este sector de la población?”, consultó Germán Schierff, presidente de la asociación platense de inquilinos para abrir el segundo eje del debate.
“La Ciudad se ha ido alquilarizando (sic). Proponemos un impuesto a los inmuebles ociosos que no estén alquilados”, afirmó Sánchez. Pero aclaró que “la principal herramienta” contra esa problemática “es una ley nacional”. Lozano lo cruzó: “Hay que recordar que Macri no tiene mayoría dentro de la Legislatura, pero logró sancionar muchas leyes con aliados como el FPV y UNEN. Es llamativo que cuestionen al macrismo en este debate y se alíen a nivel nacional.”
Para Ferreyra, uno de los mayores problemas del arrendamiento son “los precios de los alquileres, que no tienen relación con el nivel de ingresos”. Abrevaya tomó el guante con datos del Consejo Económico y Social de la Ciudad. “El 20% de las viviendas está desocupado y el 30%, en alquiler. Propongo una ley de garantía bancaria de alquileres, y créditos inmobiliarios de 40 y 50 años para el que paga alquiler pueda pagar un crédito.” García, en tanto, vistió su propuesta con un proyecto del legislador Alejandro Bodart para implementar “alquileres sociales”.
Bortagaray mostró su acuerdo con la ley de solidaridad de Lozano. Y habló de la dificultades particulares de los jóvenes para alquilar y de las “expensas fuera de control”. El precandidato aludido destacó los barrios construidos por el Movimiento Territorial de Liberación, en Parque Patricios, y por el Movimiento de Ocupantes e Inquilinos. “Se puede construir al 40% del costo actual”, remarcó, sin mencionar que el último barrio construido a ese valor es el que erigió el arquitecto y ex decano Jaime Sorín junto con la Cooperativa de Vivienda Los Pibes, en La Boca.

PLANIFICACIÓN URBANA. El tercer punto del debate buscó echar luz sobre la intervención del Estado para regular el mercado inmobiliario y planificar la Ciudad. La pregunta para los candidatos estuvo a cargo del arquitecto y urbanista Raúl Fernández Wagner, miembro de Habitar Argentina e investigador de la Universidad Nacional de General Sarmiento, docente de su Instituto del Conurbano y académico del CONICET. Su lectura intentó sacar a los precandidatos de los límites de la avenida General Paz e introdujo uno de los temas más delicados: el suelo. “Buenos Aires no está sola, forma parte del área metropolitana que alberga a 15 millones de personas. El tema crucial, es el precio del suelo cotizado en dólares pero afrontado por salarios en pesos”, explicó y sumó otro dato poco abordado: la proliferación de barrios cerrados de la periferia. “Funcionan como murallas expulsivas. La ciudad retiene sin ocupar 340 mil viviendas de un total de 1,3 millón. El déficit es de 250 mil hogares. Hay que generar políticas de suelo urbano y redefinir el plan urbano ambiental porque en estos años duplicamos el PBI, pero las penurias habitacionales empeoraron por el aprovechamiento especulativo del valor del suelo.”
“El mercado se llevó puesta la otra parte de la Ciudad por la falta de regulación del suelo”, diagnosticó Abrevaya a la consulta del experto sobre las propuestas de las fuerzas políticas. Lo hizo antes de que García evaluara que “este año será uno de los peores índices de venta de inmuebles, pero se sigue construyendo porque el mercado lava dinero”. Según Ramal, “la decisión de los gobiernos fue privatizar el suelo mediante dos corporaciones que tienen que ser liquidadas: Puerto Madero, y Buenos Aires Sur. Todas las tierras que tienen sean protegidas de la especulación inmobiliaria.”

Sobre el cierre, cada aspirante buscó responder las preguntas del público, en su mayoría vinculadas a la postergación total de la urbanización de las villas porteñas. Pero el color lo aportó Lozano con una chicana final: “Alquilar sí se puede, ironizó, porque el holding IRSA puede alquilar el Buenos Aires Design, en Recoleta, por 46 mil pesos cuando factura millones por mes. Eso demuestra que la comunidad de negocios inmobiliarios esta dentro del Estado porteño y uno de sus gestores fue Augusto Rodríguez Larreta, hermano del jefe de Gabinete de Macri y ex gerente de IRSA”, acusó el economista. «

600 son los miles de habitantes afectados por problemas de vivienda, según la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia.

340 son los miles de viviendas desocupadas en la Ciudad, de acuerdo con el investigador y académico Raúl Fernández Wagner.

40% es el porcentaje con respecto al costo del mercado inmobiliario al que, según Lozano, se puede construir de modo social.

Tiempo Argentino