07.03.12 // Acij en los medios, ACIJ en los MEDIOS, Igualdad Educativa (medios), Villas e Integración Urbana (medios)

Caos en Retiro y pelea política por un piquete junto a la Villa 31 (Clarín)

Reclamaban por un servicio de micros escolares. Cruces entre Ciudad y Nación.

Por Romina Smith

Un grupo de habitantes de la Villa 31 cortó ayer el cruce de la avenida portuaria Ramón Castillo y la calle 12 durante más de dos horas y media y provocó un serio colapso en el tránsitopesado que circulaba por esa vía. Además, la protesta, que se originó en un reclamo por el servicio de micros escolares para los chicos de la villa, impidió el paso de vehículos desde la bajada de la autopista Illia y dejó varados a varios micros de pasajeros que debían llegar a Retiro. El corte generó nuevos cruces entre la Nación y la Ciudad.

El bloqueo de la avenida Castillo comenzó minutos antes de las 11 de la mañana frente a uno de los accesos al barrio y recién se levantó pasadas las 13.30. Fue armado por un centenar de personas, incluyó la quema de neumáticos y dejó totalmente parados a varias decenas de camiones que habitualmente toman esa vía para salir a Huergo y que ayer llegaron a formar largas colas ante la falta de alternativas para poder circular.

Según los manifestantes, la protesta fue para exigir al Gobierno de la Ciudad que se habiliten al menos dos micros escolares para los chicos de primaria de la escuela municipal Indira Gandhi, en Cantilo y La Pampa. La suspensión de la medida de fuerza, explicaron después, fue condicionada a la promesa del servicio y de más vacantes en escuelas de la zona. La Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia difundió un comunicado en el que recordó una sentencia judicial que obliga al Gobierno porteño a proveer el servicio de transporte escolar gratuito a todos los chicos de las Villas 31 y 31 Bis y que rige desde 2010. “Sin embargo, hasta el presente no ha sido cumplida”, señaló.

Durante la protesta, y en medio de la tensión por el traspaso del subte, el ministro de Interior, Florencio Randazzo, dijo que “la Ciudad tiene que dialogar con los vecinos de la villa y hacerse cargo de los problemas” y su par de Seguridad, Nilda Garré, dijo, mediante un comunicado, que el reclamo fue por “una promesa postergada”. Sin embargo, Esteban Bullrich, titular de Educación porteño, desmintió la falta de micros y dijo que el piquete era injustificado. “Es irresponsable que funcionarios públicos agiten los problemas. Justo cuando no hay clases por un paro nacional”, dijo.

Clarín

Deje un comentario