07.09.17 // Derechos Económicos Sociales y Culturales (medios), Destacadas (medios)

Buscan que el Defensor del Niño sea nombrado antes de fin de año

Por Mariana Iglesias

Dentro de unos pocos días -el 28 de septiembre- se cumplirán 12 años de la sanción de la Ley 26.061 de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes. El Capítulo III de la ley está íntegramente dedicado a la figura del Defensor del Niño, que debía ser nombrado enseguida. Sin embargo, el lugar de “quien tendrá a su cargo velar por la protección y promoción de sus derechos consagrados en la Constitución Nacional, la Convención sobre los Derechos del Niño y las leyes nacionales”, sigue vacío. Ahora buscan que se nombre antes de fin de año.

En marzo, una jueza hizo lugar a un amparo presentado por #InfanciaEnDeuda, un grupo de organizaciones no gubernamentales que en su escrito explicaban que la designación del Defensor “es una instancia fundamental que permite garantizar el derecho del niño a ser oído, a que sus opiniones sean tenidas en cuenta, en un ambiente seguro, propicio y de confianza para que pueda expresar libremente su opinión, así como el derecho a una representación legal y asistencia letrada idónea durante todo proceso en el que se decida sobre sus derechos, y principalmente en los que haya conflicto de intereses entre un niño y sus padres”.

La jueza exhortó al Congreso a designar el Defensor del Niño para que se cumpliera con la ley. En mayo se conformó la Comisión Bicameral (cinco senadores y cinco diputados de diversos partidos políticos) por los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, y así se inició el proceso para designar al defensor.

Hoy comenzó la primera audiencia pública para avanzar en el nombramiento. La Sala del segundo piso de uno de los anexos del Congreso estaba repleta. Y la lista de oradores -referentes de organizaciones no gubernamentales, especialistas en infancia y ciudadanos en general- superaban los 130 inscriptos. Así que la audiencia se hará en tres días.

Sebastián Waisgrais, especialista en Inclusión Social de UNICEF, abrió la jornada. “Las funciones de la defensoría son muy amplias y requieren meterse en distintas temáticas, como que los niños tengan voz, participación, además de la promoción de derechos y el monitoreo de la situación de la niñez en general y en casos particulares, como la situación de los chicos sin libertad o sin cuidados parentales. Puede hacer recomendaciones, y meterse en temas puntuales, como lograr que el millón y medio de niños que no reciben la asignación puedan acceder a ella”, explicó a Clarín.

Waisgrais también apeló a la necesaria “sabiduría” de la comisión para designar un defensor “profesional, que tenga conocimiento e idoneidad en temas de infancia, que sea independiente y objetivo”.

#InfanciaEnDeuda está formada por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), la Fundación Sur Argentina, la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), el Colectivo de Derechos de Infancia y Adolescencia, la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), Haciendo Camino y Aldeas Infantiles.

“El defensor del niño debe estar por ley, es obligación del Congreso nombrarlo. Hay muchos organismos del Estado y de la sociedad civil que trabajan por los niños, y una de las funciones del defensor es controlarlos. Hace doce años que debería estar haciéndolo”, dijo a Clarín Carmen Ryan, de ACIJ.

“Es básico, el Estado debe cumplir con la ley -asegura Natalia Gherardi, de ELA-. Es un gran déficit institucional que el Estado apruebe leyes y después no las cumpla. Es una muestra de debilidad importante para las políticas públicas”. El reclamo se da en un contexto en el que de 12 millones de niños, niñas y adolescentes que hay en el país, la mitad vive en situación de pobreza.