28.04.15 // Villas e Integración Urbana (novedades)

Amicus por el barrio Rodrigo Bueno

Ayer, martes 21 de abril, presentamos junto al CELS un amicus curiae* ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Ciudad de Buenos Aires en la causa sobre la urbanización del barrio Rodrigo Bueno, ubicado frente a Puerto Madero. El objeto del amicus presentado es brindar argumentos de relevancia pública, puntualmente sobre el derecho a una vivienda digna y a un hábitat adecuado, con el fin de manifestar nuestra postura de defensa constitucional y social democrática.

En septiembre de 2005 un grupo de vecinos del asentamiento inició una acción de amparo con el objeto de que se dejara sin efecto el decreto que ordenaba el desalojo del barrio, y se garantizara el efectivo derecho de los demandantes a gozar de una vivienda digna mediante la urbanización del barrio y el acceso a los servicios públicos necesarios o garantizándoles una vivienda dentro del radio de la Ciudad de Buenos Aires.

En septiembre pasado, se revocó la sentencia de primera instancia que había ordenado la integración urbana y social de la villa “Rodrigo Bueno”. Los magistrados sostuvieron que las familias no tenían ningún título que avale la ocupación y que la permanencia en bienes públicos no otorga derecho a reclamar la propiedad. A su vez, entendieron que no hay en el presente caso una obligación legal específica para adoptar la solución ordenada por la sentencia de primera instancia. También afirmaron que la decisión de urbanizar un barrio corresponde a la Administración, excediendo el ámbito de facultades del Poder Judicial.

Desde ACIJ hemos manifestado nuestra preocupación ante el mencionado fallo, regresivo, violatorio de los derechos fundamentales de los/as vecinos/as y que desconoce el alcance constitucional, legal y jurisprudencial que la Ciudad ha otorgado al derecho a una vivienda digna y hábitat adecuado.

El no reconocimiento de los derechos fundamentales de los vecinos del barrio por parte de la justicia ha producido graves consecuencias en el barrio. El 9 de marzo pasado, Gastón Arispe Huamán, de 13 años, falleció al caer en un pozo ciego de cuatro metros de profundidad en el patio de su casa, en la manzana 2 del barrio. Los vecinos llamaron en reiteradas oportunidades al 911. El SAME llegó 40 minutos más tarde y se negó a ingresar al barrio a atender al niño que aún se encontraba con vida. La muerte de Gastón no fue un accidente sino que se vincula directamente con la falta de obras públicas, la prohibición para el ingreso de materiales y el reciente rechazo por parte de la Sala II de la Cámara CAyT del derecho a la urbanización y a la integración social y urbana de los/as vecinos/as del barrio, desconociendo el contenido que la constitución local brinda al derecho al hábitat adecuado y a una vivienda digna.

Esperamos que el Tribunal Superior de Justicia revierta esta grave decisión que afecta no sólo los derechos fundamentales de los/as habitantes del barrio Rodrigo Bueno, sino que conlleva una enorme regresividad en el entendimiento que como sociedad construimos en cuanto al derecho al hábitat adecuado y a la garantía de derechos de los sectores desfavorecidos.

* Presentación de terceros (“amigos del tribunal”) en un litigio que se realiza para dar argumentos que ayuden a la resolución del conflicto.