14.02.14 // Igualdad Educativa (medios)

A 18 días del inicio de clases, más de siete mil chicos porteños siguen sin vacante

Tras la postergación del cronograma escolar, la oposición convocó a una sesión especial en la Legislatura. El macrismo promete soluciones definitivas para el 2015.

Los problemas del sistema de inscripción online pusieron en evidencia que el gobierno porteño no cubrirá la educación de 7609 chicos de nivel inicial, en especial entre 45 días y 3 años, mientras que otras dos mil familias todavía no saben en qué escuela su hijo cursará la primaria o la secundaria. El jefe de Gobierno Mauricio Macri postergó una semana el inicio de clases, al 5 de marzo, mientras el lunes revela las listas definitivas de alumnos inscriptos y de los que se quedan sin vacante. El conflicto le generó tal escollo al PRO que toda la oposición se unió ayer en una marcha y el próximo miércoles llevarán la discusión a la Legislatura.

A 100 días del debut de la inscripción online, todavía hay padres porteños que se enteran que sus hijos no tienen una escuela asignada. “Me dieron la vacante por teléfono en enero, llamé al 147 y me la confirmaron. Hoy fui a la escuela y no tiene la vacante”, apuntó Julieta en Facebook. “Mi hijo ingresa al secundario y le ofrecieron una escuela técnica en vez del Bachiller”, comentó Martín Cadel a El Cronista.

A pesar de que el problema se da en todos los niveles, para los chicos de entre 45 días y 3 años el Gobierno reconoció que no tiene solución. El ministro de Educación, Esteban Bullrich, informó al juez en lo Contencioso y Administrativo, Osvaldo Otheguy, que todavía hay 9.691 casos sin vacantes asignadas en el nivel inicial y que a la Ciudad sólo le quedan 2.082 lugares disponibles para esa franja. En tanto, 1.012 chicos de la primaria y 1.213 del nivel medio todavía no tienen vacante asignada, a pesar de que hay espacios.

El sistema de inscripción online tuvo varias fallas. Primero, asignó espacios el 9 de diciembre a miles de chicos a los que luego en medio de las vacaciones desinscribió para darle prioridad (según el reglamento) a los hijos de docentes o quienes tenían un hermano en la institución. Ante el imprevisto, la Ciudad no le avisó a todos los padres y hasta ayer muchos se enteraban que, a pesar de recibir el mail de “Vacante aceptada” en diciembre, ahora no la tenían.

Para los que ingresan al nivel medio, la inscripción web no respetó las solicitudes para escuelas técnicas o bachilleratos y en muchos casos ofreció vacantes en la especialidad contraria a la que buscaron los padres.

Por el otro lado, el 80% de los padres al inscribir a sus hijos, tal como reconoció Bullrich en una reunión con docentes, escogieron una sola escuela cuando el sistema ofrecía hasta ocho opciones. Así se generó un cuello de botella en pocos colegios y la Ciudad tuvo que llamar a familias para ofrecerles disponibilidad en instituciones ubicadas en otros barrios. “Tengo mucho temor que me queden las dos nenas en distintas escuelas”, admitió Carolina Méndez ayer.

La inscripción online fue aceptada el año anterior por la oposición y los gremios que solicitaron a la Ciudad que permita la inscripción presencial. Educación siguió adelante y quitó del medio de este proceso a directivos y docentes. A tres semanas del inicio de clases, la Ciudad da marcha atrás y se volverá a apoyar desde el lunes en los educadores para que informen las listas definitivas de inscriptos y atiendan a los padres en las escuelas.

En el gobierno porteño explican a El Cronista que el sistema no falló aunque dicen que, con algunas correcciones, lo implementarán otra vez este año. La subsecretaria de Gestión Educativa, Ana María Ravaglia, reconoció que no tienen vacantes hasta los 3 años aunque subrayó que la Ciudad “es la única que ofrece vacantes a ese nivel y cubre los niños de 4 y 5 años”

Macri ya tuvo una advertencia, en 2006, cuando el Tribunal Superior de Justicia conminó al gobierno porteño a que resuelva las 6 mil vacantes necesarias en el nivel inicial. Según la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), que planteó el problema ante el TSJ, no presentaron el “plan de obras adicional” para cubrir las vacantes futuras. Por otro lado, desde la Ciudad aseguran que en 2015 cubrirán las vacantes de 3 años.

Ante la emergencia, la Ciudad contrató en enero 33 aulas modulares para paliar la falta de espacios educativos en los niveles iniciales. También levantó paredes de durlock en el instituto Bernasconi, con el aval de su directora, para improvisar aulas nuevas. Pero la jueza Elena Libertori frenó ayer la obra.

El Cronista